martes, 27 de septiembre de 2016

"UNA SOLA VOZ..."

 
            El secretario general del PSOE y candidato fallido a la Presidencia del Gobierno tras las elecciones del 20-D del pasado año, Pedro Sánchez, ha liderado siete procesos electorales desde su elección como secretario general el 27 de julio de 2014 en el congreso extraordinario celebrado tras la dimisión de Alfredo Pérez Rubalcaba por los malos resultados obtenidos en las europeas de 2014. De los siete, solo ha ganado uno: las elecciones andaluzas de 22 de marzo de 2015, en las que venció Susana Díaz con el 35,28 por ciento de los votos y 47 diputados. Todas las demás las ha perdido: el pasado domingo, en el País Vasco y Galicia. En la primera obtuvo los peores resultados de su historia al perder el 40 por ciento de los votos de 2012 y quedarse en la cuarta fuerza política con 9 escaños de los 16 que tenía, y en Galicia permanece en tercera posición tras el PP y En Marea, con 14 diputados, los peores resultados de su historia en la Comunidad. Perdió también las municipales y autonómicas de mayo de 2015, en las que pasó de obtener el 27,79 por ciento de los votos de 2011 a lograr el 25,03, casi un millar menos de concejales respecto a las elecciones anteriores, aunque los diferentes pactos le otorgaron 336 alcaldías más que en las últimas elecciones y la población gobernada por sus regidores pasó de 10 millones a más de 17,5 (elmundo.es, de 26/07/2015). En las autonómicas, el PP ganó, pero su fuerte caída dejó a la izquierda gran parte del poder regional: mantuvo Asturias y recuperó Extremadura. El PSOE marca suelo, al lograr  el 25,09 por ciento de los votos, 2,7 puntos menos que en 2011 (rtve.es/noticias, de 24/05/2015). En las catalanas de 27 de septiembre de 2015, el PSOE obtuvo los peores resultados de su historia desde 1980, con 16 diputados, frente a los 20 de 2012 y los 33 de Joan Raventós de aquel año. En la elecciones generales del 20/12/2015 fue segunda fuerza con 90 escaños; y en las siguientes, del 26/06/2016, logró cinco menos, los peores resultados de la historia. El 04/03/2016, tras un pacto con Ciudadanos y Coalición Canaria, se presentó a la investidura; pero no obtuvo la confianza del Congreso ni en la segunda votación.
            Nada, sin embargo, le ha movido a dimitir, como si sus derrotas las contabilizase como triunfos, muy lejos de la noble actitud de sus antecesores Joaquín Almunia, segundo secretario general durante la democracia, quien fue candidato a la Presidencia en 2000, en las que su partido bajó a 125 diputados, y en las que el PP revalidó su victoria, alcanzando la mayoría absoluta, por lo que presentó su dimisión. O Alfredo Pérez Rubalcaba (2012-2014), quien presentó su dimisión tras la derrota en las elecciones europeas de 2014.
            En una nueva "huida hacia adelante" que nadie se esperaba, comparece ayer tras la reunión de la Permanente de su partido y señala su nueva hoja de ruta como si de un náufrago político se tratare: primarias el 23 de octubre para elegir al nuevo secretario general y congreso, del 2 al 4 de diciembre. "Ha llegado el momento. Es la hora de hablar claro. Mi posición es "no" a Rajoy, "no" a terceras elecciones y "sí" a un gobierno del cambio" como alternativa al PP. Quien considere que tiene un proyecto mejor que ofrecer a la organización y, en consecuencia, al país, que dé un paso al frente y lo defienda,..., porque necesitamos debatir, votar y que el PSOE tenga una sola voz" (la razon.es/españa, de 27/09/2016). Un congreso aplazado desde febrero, porque antes era más necesaria la gobernabilidad de España, y ahora da por hecha su continuidad, y candidatura, ante unas nuevas elecciones. "O yo o nadie", parece decir.
            Al afirmar que el partido debe tener una sola palabra, un ateo confeso como él, parece venir a descubrirnos el misterio de la Trinidad: el partido es uno solo y su Sumo Pontífice soy yo, la única palabra... No es eso, no es eso. La Trinidad son tres personas distintas y un solo Dios verdadero; pero en una organización política, las voces son múltiples y diversas. ¿A qué, si no, viene que usted convoque a los militantes para que voten sus propuestas, cuando tiene órganos decisorios bastantes, y por qué en lugar de convocar a la Ejecutiva lo hace solo con la Permanente? Es el Comité Federal del 1 de octubre el que ha decidir lo que usted propone, aunque intente amañar el resultado con dos opciones que le permitan su continuidad orgánica y amenazar con la militancia que le dé la voz que otros le niegan.  "O lo echamos o desaparecemos", ha dicho algún crítico sin ambages; pero usted, erre que erre, recuerda las palabras de Isaías: "Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: este es el camino; síguelo." (Isaías, 30:21).
            Ya le han definido como "peligro público", porque "poseído por el mesianismo de los perdedores y la fuerza de aspersión de los fracasados, tiene sometida a buena parte de los dirigentes de su partido" (José Antonio Zarzalejos, en elconfidencial.com, de 26/09/2016). "No es el momento de celebrar congresos, sino de asumir responsabilidades políticas" (Juan Cornejo, número dos de Susana Díaz); "No es adecuado abrir el debate en este momento" (Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha); el secretario general de JJ SS, Nino Torre, se ha opuesto también al plan de Sánchez; Javier Lambán (Aragón) tacha de "irresponsable" adelantar la batalla por el liderazgo; Eduardo Madina se opone a la celebración del congreso, porque "la maniobra conduce a terceras elecciones". (eldiario.es, de 26/09/2016). "La huida hacia adelante del congreso es una demostración más de que solo busca su interés personal" (lavanguardia.com, de 26/09/2016). ¿Quién le habrá dicho a él que, en unas terceras elecciones, el sorpasso estará de su parte? ¿Y dónde deja usted los intereses de España y los españoles?  "Es evidente que vamos cada vez a una derrota más dura" (Carme Chacón, en lasexta.com, de 26/09/2016). Ya hablarán los españoles el 18 o el 25-D próximos, aunque este último caiga en Navidad...
 
 

viernes, 16 de septiembre de 2016

PLASENCIA, PREMIO DE ACCESIBILIDAD

 
           Nuestros pueblos y ciudades no fueron hechos ni pensados para los discapacitados. Apenas para que circulasen por sus calles y plazas carros y caballerías. Jamás pensaron que llegarían los vehículos, ni camiones y autobuses, que pudiesen circular libremente para llevar de un lado a otro a personas y mercancías. El espacio se redujo. Los peatones fueron condenados a las aceras. Algunas calles ni siquiera podrían tenerlas, como la céntrica del Sol placentina, por la que antes circulaban los vehículos que me asustaren siendo niño.
            Los cascos históricos, con sus calles estrechas, no fueron trazados para la circulación de vehículos. En pueblos y ciudades, nadie pensare menos aún en los discapacitados, con tantas barreras arquitectónicas como se alzaren ante ellos. Poco a poco se van reduciendo. Recuerdo que un día, en el antiguo Ateneo de Cáceres, situado en el Nuevo Cáceres, una discapacitada en silla de ruedas no pudo acceder a la segunda planta, donde un político iba a pronunciar una conferencia,  porque no había ascensor. Un alcalde de Coria mostraba su satisfacción un día por haber logrado que un colegio lo tuviere, al fin, y el padre de una alumna no tuviere que llevar a su hija a clase en brazos hasta la segunda planta.
            Plasencia ha recibido en julio pasado el Premio Reina Letizia 2015 de Accesibilidad en la categoría de Municipios. Los premios distinguen, en nombre del Real Patronato que preside Su Majestad, la labor de diferentes actores en la inclusión y en la accesibilidad. El Gobierno reconoce con estos premios la dedicación y empeño de los diferentes actores sociales por mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.
            Paso a paso, poquito a poco, se van abriendo puertas para mejorar la accesibilidad de los discapacitados. Qué sería para ellos un Metro sin escaleras mecánicas; acceder a un avión o un barco sin otros medios más que las escaleras convencionales. Las barreras que antes lo impedían van cayendo paulatinamente. Iniciativas y premios como estos van removiendo las barreras que impiden a muchos el acceso a sus propios domicilios.
            En 2010, el gobierno de Plasencia inauguró una escaleras mecánicas entre las avenidas del Valle y Alfonso VIII como medio de comunicación rápido, práctico y accesible para salvar el empinado tramo existente entre ambas calles, a la vez que se facilitaba el acceso al casco histórico. Era un paso más en la vertebración de la ciudad, unos peldaños menos para los discapacitados, como este premio por facilitar su vida...
 

jueves, 15 de septiembre de 2016

LA POSADA DEL LEÓN Y OTROS APUNTES DE HENRY O´SHEA SOBRE MÉRIDA


           Más que de las posadas --aunque así titule sus capítulos-- nos habla el viajero irlandés de origen español del XIX Henry George O´Shea [1] de sus impresiones sobre las ciudades extremeñas que visita [2]. Así, en el capítulo sobre las Posadas de Mérida apenas habla de la Fonda del León, de las Diligencias; en el capítulo sobre Badajoz, cita Las Tres Naciones y el Panseco; de Plasencia anota la Posada de las tres puertas y el Parador Nuevo; de Coria, la Posada Nueva en la  calle de las Monjas...; pero qué más le dice Mérida al autor de "A guide to Spain and Portugal" (Una guía de España y Portugal, Edimburgo, 1869).
 
            Henry George O´Shea debió visitar Extremadura en 1860 [3]. Censa Mérida entonces  5.000 habitantes, asegura. La define como "la Roma de España...";  pero "tan próspera, grande y densamente poblada antaño, ha caído en verdad de su pedestal. Acuciada por la pobreza es vilmente menospreciada por aquellas ciudades advenedizas sobre las que se extendió su sombra en el pasado, al igual que el león de la fábula cuando se hallaba debilitado y sus garras estaban desgastadas".
 
            Recuenta después las glorias de su pasado: "Sus murallas tenían seis leguas de circunferencia, estaban reforzadas por torres cilíndricas y atravesadas por ochenta y cuatro puertas; su guarnición la formaban 80.000 soldados a pie y 10.000 a caballo. Es en verdad una ciudad de maravillas y poco o mal conocida." Evoca la crónica del moro Rasis, quien decía que "no hay hombre en el mundo que pueda contar las maravillas de Mérida". Tras recordar su fundación en el año 23 a. C. y que los veteranos (emeriti) que habían servido en Calabria fueron alojados aquí por Augusto, se convirtió en la capital de la Lusitania, y anota que los godos respetaron las obras romanas y construyeron un alcázar, hasta su conquista por Alfonso el Sabio en 1229.
 
            Por último, repasa los principales lugares de interés de la capital lusitana: el Tajamar, un dique romano de mampostería hecho para proteger el puente de las inundaciones; el arco de Santiago, de cuarenta y cuatro pies de alto, construido por Trajano, así como el puente y el mutiladísimo templo de Diana, ahora palacio del conde los Corbos; las ruinas del templo de Marte, el anfiteatro; la naumaquia, llamada vulgarmente baño de los romanos; el famoso acueducto de Los Milagros; el Circo Máximo; el foro, del cual quedan solo algunas partes de las columnas, que se alzaba cerca del convento de las Descalzas. Finalmente, apunta Henry George O´Shea que "se puede hacer una excusión a tres millas al norte al lago de Proserpina y a la charca de la Alufera, "enormes pantanos romanos cuyas torres se llaman todavía Rocines".
 

[1] Henry George O´Shea (1838-1905), escritor español de origen irlandés, adoptó la nacionalidad francesa y se estableció en Biarritz, ciudad en la que presidió la Sociedad de Ciencias, Artes y Letras. Fue también académico correspondiente de la Real de la Historia de España. Autor de investigaciones históricas, guías y descripciones, entre otras "Guide to Spain and Portugal" (Guía de España y Portugal, edit. John Lomas, Edimburgo, 1868).
 
[2]  Vid.: Viajeros ingleses por España (1760-1910), vol. II, edición de Jesús A. Marín Calvarro, Diputación de Badajoz, 2004. pág. 164.
 
[3] Vid. Blog Historias de Badajoz, de Fernando de la Iglesia Frías.



 

miércoles, 14 de septiembre de 2016

MEMORIA DE UN MÉDICO EXTREMEÑO: JUAN BERNARDO CUADRADO

 
           La aventura profesional, social y política del médico extremeño Juan Bernardo Cuadrado (Alcollarín, Cáceres, 1878; Madrid, 1968) [1], rescatada por el historiador José Antonio Ramos Rubio y el nieto del doctor, Juan Díaz Bernardo, refleja una época de la historia de España que sintetiza, de un lado, la gran labor profesional desempeñada por los médicos rurales de la época, que nunca se jubilaban y actuaban muchas veces altruistamente y, de otra, una labor social en defensa de los más débiles que le llevó a la cárcel, acusado injustamente de inducción a la rebelión, de la que finalmente fue absuelto.
 
             Ibahernando, Trujillo y Alcollarín, los tres pueblos extremeños en los que ejerciere la Medicina, fueron testigos de su gran conciencia social, que le hicieron ser recordado hasta hoy, pese al triste final de acabar su relación en el primero durante la Guerra Civil.
 
              Juan Bernardo Cuadrado estudió Medicina en la Universidad Central de Madrid entre 1894 y 1901, aunque antes había cursado en Cádiz asignaturas preparatorias. Durante la realización de sus estudios se producen descubrimientos que revolucionan la Medicina: los rayos X, determinante para el conocimiento de las exploraciones radiológicas; el ácido carbólico como agente antiséptico... En la Facultad estudió los procesos de la Física y la Química: los métodos analíticos de la química orgánica de los alimentos y el metabolismo, de von Liebig; el oftalmoscopio y el oftalmómetro, de von Helmbolz; la velocidad de los impulsos nerviosos; los descubrimientos del fisiólogo Claude Bernard sobre las funciones del páncreas, el hígado y el sistema nervioso simpático; la función de las glándulas del sistema endocrino, de Charles Eduard Bronwn-Séquard; la función del sistema nervioso de Ramón y Cajal; la lámpara de rayos ultravioletas del danés Niels Ryberg Finsen; el descubrimiento del radio de Pierre y Marie Curie; el papel del mosquito como transmisor de la malaria, del británico Ronald Ross...
 
            En Ibahernando (Cáceres) ejerció como médico entre 1902 y 1940, y allí siguió la investigación y los avances de la Medicina. Fue testigo presencial de fallecimiento del obispo de Plasencia, Francisco Jarrín Moro, cuando realizaba la visita pastoral al pueblo el día 3 de noviembre de 1912. Conoció a la que fue su esposa, María Petra Ruiz Martínez, con la que contrajo matrimonio el 05/04/1918, con la que tuvo diez hijos, ocho de los cuales alcanzaron la mayoría de edad. En la localidad en la que pasó los mejores años de su vida llevó a cabo actuaciones benéficas: trajo la luz eléctrica al municipio; montó una máquina para molturar cereales; alentó a los obreros a que se presentasen a un concurso de la Caja Extremeña de Previsión por su perseverancia en hacer imposiciones para el régimen de mejoras complementario del obligatorio del retiro obrero; se desvivió por los pobres; fundó una escuela para enseñar a leer a los obreros... Entre los años 1931-1933 hubo muchos casos de paludismo en la localidad. A su consulta acudía mucha gente de los pueblos cercanos (Abertura, Campolugar...); llegó a publicar el método usado y el preparado para curar el paludismo. Años después, el destino cortó su trayectoria como médico, padre de familia y ciudadano ejemplar.
 
            En enero de 1937, Juan Bernardo Cuadrado fue apresado en Ibahernando, acusado injustamente de inducción a la rebelión y por simpatizar con las izquierdas. Fue apartado de su puesto de médico titular por el nuevo alcalde tras el alzamiento "por contribuir con su criminal actuación a sumir a nuestra patria en el estado caótico que se encontraba antes de nuestro glorioso movimiento". Fue restituido en su puesto en febrero de 1936. Acusado por sus enemigos, fue detenido el 13 de enero de 1937, prestó declaración en Miajadas y se le trasladó a Trujillo el día 16, abriéndosele un procedimiento sumarísimo por inducción a la rebelión. El 14 de febrero de 1937 declaró: "Solamente busco el medio de disminuir el paro obrero y beneficiar a la clase trabajadora", y que lo único que había hecho "era una labor social cristiana, altruista y patriótica, con lo cual se vieron lesionados los intereses de los propietarios y grandes arrendatarios de la localidad." El proceso se prolongó durante cuatro meses; pero el proceso sumarísimo no fue dictaminado hasta casi un año después de terminada la guerra, en el que acordó el sobreseimiento del caso por no aparecer sentencia.
 
            La familia se trasladó a vivir a Trujillo, donde se estableció la mayor parte del Ejército Nacional de la Alta Extremadura. Le absolvieron de todos los cargos gracias a la intervención a su favor del sacerdote, el maestro y el alcalde de Alcollarín, médicos del Hospital Militar de Cáceres y otras personas relevantes. El 26 de febrero de 1937, el Auditor de Guerra de la 7ª División en Valladolid propuso el sobreseimiento provisional de la causa, al considerar que su conducta no encajaba en la figura delictiva de inducción a la rebelión. El 25 de marzo fue puesto en libertad, pero la causa siguió abierta hasta febrero de 1940.
           
            Juan Bernardo y su esposa continuaron viviendo una temporada en Trujillo. Durante la guerra, ejerció como médico en el hospital militar. Al terminar la guerra, regresaron a Ibahernando, donde tenían su casa, y en febrero de 1940, al producirse el sobreseimiento de la causa, se marcharon a vivir a Alcollarín.  Volvió a ejercer como médico. Cuando los enfermos iban a verle, decían: "Don Juan: solamente con verle nos ponemos bien." Su última temporada en esta localidad fue de tranquilidad y sosiego, nada que ver con la de Ibahernando y la intensa vida social, profesional y política allí vivida.
 
            En 1954, el Consejo General de Colegios de Médicos de España le dedicó un merecido homenaje de afecto y compañerismo al cumplir las bodas de oro con la profesión. El Gobierno le otorgó la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo.
           
            Entre 1926 y 1936, Juan Bernardo escribió en "Nuevo Día" de Cáceres y "La Opinión" de Trujillo artículos en los que se desprende parte de su personalidad: pensamiento, ideas, preocupaciones, compromiso social, además de retratar la vida y sociedad de su tiempo, en los que mostraba su interés por la situación del país a nivel general y por las clases más desfavorecidas. El 10 de diciembre de 1936 escribe en este último periódico su artículo titulado "Ni izquierdismo ni derechismo, sino patriotismo", en el que afirmaba; "El derechista y el izquierdista son partidistas; el partidista es egoísta; el egoísta no es alquimista; el que no es altruista, no es patriota y el que no quiere a su patria, no le importa su paz, justicia y equidad social. Máxime cuando en nuestra patria todo el ideal político nace en el estómago, de aquí sube al cerebro y, después de una ligera rumia psíquica, se exterioriza en actos y hechos, en consonancia con las necesidades del órgano que las engendró", palabras vigentes en nuestra época a pesar del paso del tiempo.
 

[1] Vid.: José Antonio Ramos Rubio y Juan Díaz Bernardo: Juan Bernardo Cuadrado. Memorias de un médico extremeño (1878-1968), Diputación de Cáceres, 2016, 271 págs.
 
 
 

sábado, 3 de septiembre de 2016

EL COSTE DE LA SEGUNDA INVESTIDURA FALLIDA

 
           La segunda investidura fallida, en menos de un año, esta vez del líder popular, Mariano Rajoy, no nos saldrá gratis a los españoles, aunque no esté escrito el final hasta vísperas de Navidad. El candidato se ha encargado de recordarlo durante la sesión de investidura: "España necesita un Gobierno  eficaz con urgencia ..., los españoles han expresado su preferencia por el PP, y no existe una alternativa razonable y viable" (rtve.es.noticias, de 30/08/2016)  Añadía el candidato que "era la única posibilidad real de contar con un Gobierno moderado", porque no existe otra alternativa que responda al deseo de los españoles y estaría apoyado por partidos que desafían la unidad de España.
            De nada han valido los llamamientos efectuados incluso desde el extranjero por importantes diarios, como el Financial Times o el The New York Times, apelando a la abstención socialista para favorecer la investidura de Rajoy, para que el "atasco español", como ya es conocido, inédito en los anales de los Estados democráticos, sea una realidad, con unas terceras elecciones a la vista en menos de un año.
            Aparte del coste de la convocatoria de elecciones --las del 20-D costaron a las arcas públicas más de 120 millones; 160 millones supone un proceso electoral, según el Ministerio del Interior (abc.es, de 10/01/2016); el presupuesto del 26-J fue de 130,6 millones (elmundo.es, de 25/06/2016)--- que pagaremos todos los españoles, según recordó Mariano Rajoy en la segunda sesión de su fallida investidura: "Todos tenemos la obligación de impedir que España, por culpa de nuestras desavenencias, pague los platos rotos" (larazon.es, de 02/09/2016); pero al "Marqués del No", como ha bautizado felizmente el colega Marhuenda a Pedro Sánchez, --quien, según su videoblog, dijo 84 veces no en su primera intervención del debate (íbd. del 01/09/2016)--- ha echado por tierra las mínimas esperanzas de que, con 170 votos (a falta de seis para la mayoría absoluta), hubiera guapo alguno que se atreviera a decir que no, como aventurare Fernández Vara en su día. Pues sí, lo hubo: su cerril secretario general, que ahora aspira a coaligarse con Podemos y Ciudadanos, con el que antes pactó y ahora despreciaba por pactar con Rajoy...; pero, ¿qué quiere usted, señor Sánchez: ser presidente del Gobierno a toda costa y destrozar España? Lo que tiene que hacer ya es convocar a su Comité Federal, fijar nuevas líneas y convocar el congreso, porque ya está bien de alargar su propia suerte... tras la barrera del "no es no"..., que parece ser su única alternativa.
            El candidato y miembros de su gobierno en funciones durante cuatro meses más se han referido reiteradamente al coste de la negativa del cansino Marqués del No: las cifras económicas y presupuestarias, que supondrían un ajuste de 25.000 millones; la incertidumbre fiscal para las empresas (imposición del pago fraccionado en el Impuesto sobre Sociedades); retraso en los Presupuestos autonómicos y locales, sin cuyas previsiones de ingresos no pueden realizarse; multas por las directivas europeas no traspuestas, por las que Bruselas puede multarnos; el sueldo de los empleados públicos y pensionistas, en teoría congelados, aunque pueden actualizarse mediante un Decreto ley del Congreso; paralización de partidas en sanidad y educación... (expansion.com, de 23/07/2016). ¡Como para pedir un acuerdo a los "partidos del cambio" para poner fin a Rajoy...! (elpais.com, del 03/09/2016). No puede hacer eso, señor Sánchez, aunque pudiere. Está usted obsesionado con lo que no debiere, mientras sus barones callan por miedo. ¡Inconcebible en un partido democrático...! El arroz también se le pasó ya a usted... Piense en España y no en sus intereses espurios que ya ha descubierto...
 

martes, 30 de agosto de 2016

EL GUAPO QUE DECÍA A TODAS QUE "NO"

 
           El presidente de la Junta y secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, declaraba a principios de julio que "su partido no debería oponerse a una investidura de Mariano Rajoy si el candidato del PP es capaz de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos y Coalición Canaria, a los que considera sus aliados naturales para sumar 170 escaños". Se preguntaba, entonces, "quién es el guapo que con 85, 71 o 14 diputados, se opondría a que el presidente en funciones pudiera formar por fin un nuevo Gobierno", algo que Vara considera urgente por el "deterioro del funcionamiento público", que afecta negativamente a un país (lavanguardia.com, tomado de europapress, de 10/07/2014),  lo que Rajoy interpreta como que "corremos el riesgo de que empiecen a tomarnos a broma"... 
            Pues sí, señor Vara: hay un "guapo" que dice siempre que no a todos y a todas, como suelen decir ustedes, y no es otro que el secretario general de su partido y sus órganos de gobierno, porque no piensan más que en ustedes y en sus intereses y no en el resto de los españoles, que es lo que importa en estos momentos, ni siquiera en un hipotético futuro que usted anunció: "Si hay nuevas elecciones, el PP se acercaría a la absoluta" (gaceta.es, de 10/07/2016). "Me opongo. ¡Pero hombre, en qué cabeza cabe!", subrayaba. Pues sí, se oponen. Pregúntele a los suyos qué van a votar, porque ya han sido amenazados por "el guapo" si quieren seguir siendo diputados, y haga caso al PP y sume los cuatro diputados extremeños del PP para el "sí" a Rajoy. ( PP, 4: 2 por Cáceres y 2 por Badajoz)...
            ¿Qué otra cosa puede esperarse de quien un día aseguró: "Pedro Sánchez dejará gobernar al PP si no logra ser investido. No habrá terceras elecciones" (elmundo.es, de 27/05/2016). Para usted, todo es "prescindible": los encuentros y las palabras, y hasta los pactos: lo que era bueno en primavera, ya no lo es con el PP, porque este pacto (con Ciudadanos) es "continuista y conservador" (lavanguardia.com, de 28/08/2016), aunque contenga 100 medidas que usted firmó con Rivera de las 150 suscritas con Rajoy.
            Verá usted, señor Sánchez: Calvo Sotelo fue investido con mayoría absoluta en 1982 en la segunda votación: 186 frente a 169 en la primera; en 1989, Felipe González fue investido por 167 diputados, al constituirse el Congreso de forma provisional con 18 diputados menos de lo habitual por problemas en el recuento de votos;  Rodríguez Zapatero no fue investido en 2008 en la primera sesión (168 síes por 24 abstenciones y 158 en contra; pero sí en la segunda por mayoría simple con los mismos resultados). Es decir, que logró la Moncloa con menos votos de los que ahora mismo tiene Rajoy. Con razón exclamaba Vara: "¡En qué cabeza cabe!".
            Ponga usted todas la excusas que quiera, que ya vendrá la UE a ponernos los deberes a todos, a los unos y a los otros, para que siempre pierdan los mismos, esos por los que ustedes dice que trabajan, cuando llevan un año cobrando sin trabajar: la España humilde, desahuciada, esperando el maná que nunca llega, como si en la tierra no hubiere futuro para ellos, más que para ustedes, doctores del "no" para nada... "No es no" para todos y todas, compañeros y compañeras, españoles y españolas. No confunda usted género y sexo, porque ya sabemos cuál es su concepto de la igualdad: primero yo y mis circunstancias y después, los demás.
 
 

lunes, 22 de agosto de 2016

EL CANTO DEL GALLO Y LAS NEGACIONES DE PEDRO

 
           Mateo, Lucas y Juan revelan en sus evangelios que el relato de la negación de Pedro --la piedra sobre la que Cristo edificó su Iglesia-- y el canto del gallo se cumpliría antes de que el gallo cantase una vez; sin embargo, en el evangelio de Marcos se afirma que la profecía se cumpliría antes de que el gallo cantase dos veces. "Esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces." (Mt.: 26:34); "Yo te aseguro, Pedro, que hoy, antes que cante el gallo, habrás negado tres veces que me conoces." (Lc.: 22:34); "No cantará el gallo sin que me hayas negado tres veces (Jn.: 13:38). Marcos, empero, asegura: "Te aseguro que hoy, esta misma noche, antes que cante el gallo por segunda vez, me habrás negado tres veces." (Mc.: 14:30).
            Mientras en nuestra sociedad entendemos que el canto del gallo es el que se produce al amanecer, tan revelador en el "Romance de la pena negra", de García Lorca: "La piquetas de los gallos/ cavan buscando la aurora,/ cuando por el monte oscuro/ baja Soledad Montoya..." Pues bien, en su blog eltiempodegracia.blogspot.com, Marco Antonio nos revela que la expresión canto del gallo se refería en aquellos tiempos a un periodo de tiempo específico de la noche, porque los romanos dividían la noche en cuatro vigilias: al anochecer, la medianoche, el canto del gallo y el amanecer, y el canto del gallo se producía entre la medianoche y el amanecer. Y apunta que Marcos señala: "Velad, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer o a la medianoche, o al canto del gallo, a la mañana" (Mc,: 13:35). Los judíos, señala, notaban el cambio entre una vigilia y otra por el toque de una trompeta, que los romanos denominaban gallicantum (canto del gallo), que se realizaba dos veces durante la noche, el primero a medianoche, coincidente con la primera negación de Pedro. Cuando terminaba la tercera vigilia y comenzaba la cuarta, los romanos cambiaban la guardia de la Fortaleza Antonia de Jerusalén, haciendo sonar las trompetas del secundum gallicantum, el canto principal, al que los judíos consideraban el canto del gallo, por lo que, según el relato de Marcos, la segunda y tercera negación de Pedro tuvieron lugar poco antes de las tres de la madrugada. No hay, pues, contradicción entre los cuatro evangelios, puesto que los tres primeros evangelistas citados se refieren solo al canto del gallo principal, y Marcos menciona los dos.
            El episodio evangélico del canto del gallo y las tres negaciones del apóstol Pedro vienen a colación de las reiteradas negaciones del político español del mismo nombre Pedro (Sánchez Pérez-Castejón), a la sazón secretario general del PSOE, quien va más allá que san Pedro, puesto que niega hasta lo que ignora: los Presupuestos del Estado, --que los funcionarios de Hacienda vienen elaborando, mientras él estaba de vacaciones en Mojácar o en Vera--, ya que, a su juicio, "traerán más recortes" (larazon.es, de 20/08/2016), a los que, "por coherencia, dirá no".  El Pedro político que acusaba al PP y a su líder, Mariano Rajoy, de falta de diálogo, rechazó este de dieciocho formas distintas, según un estudio detectado por un diario madrileño (véase abc.es, de 03/02/2016): "El no es no al PP y a Rajoy (23/12/2015); "En contra de Rajoy o de cualquier candidato del PP" (28/12/2015); "Entre el PSOE y el PP nunca habrá nada" (05/01/2016); "No a la gran coalición que propone el PP" (23/12/2015); "No estamos dispuestos a investir a Mariano Rajoy, tampoco al Partido Popular" (23/12/2015); "Decir no al PP es nuestra responsabilidad" (11/01/2016); "Vamos a votar no a Rajoy y al Partido Popular, porque la gran coalición es un fraude a la sociedad española" (12/01/2016); "Lo puedo decir más alto, no más claro: no vamos a apoyar a Rajoy ni al PP a la investidura" (13/01/2016); "Le digo a Rajoy que no es no" (18/01/2016); "Ni al PP ni a Rajoy, a ninguna de los dos votará el PSOE en la investidura" (22/01/2016); "Rajoy es parte del problema y no de la solución política de España: no vamos a apoyar al PP" (27/01/2016); "¿Qué parte del no, no entiende Rajoy" (29/01/2016); "Le digo a Rajoy que abandone toda esperanza" (30/01/2016); "O investidura o que se vaya a su casa" (30/01/2016); "No vamos a apoyar a ningún candidato del PP" (09/03/2016)...
            ¿A quién dice no Pedro Sánchez? No sólo a Rajoy y al PP: dice no a los 7,9 millones de españoles que han votado al PP, que logró 137 diputados el 26-J, 14 escaños más que el 20-D; dice no a Ciudadanos que, aunque bajó de 40 diputados a 32, logró 3,1 millones de votos, y que ha abierto, como antes con él, el camino del desbloqueo institucional.
             Para mantener ese discurso reiterativo del "no", no hace falta ir como un pedigüeño a Lisboa y Bruselas, como usted hizo, cuando la mesa del diálogo la tiene en el Congreso para cuando guste, como hizo con quien ahora llama despectivamente "las derechas", con quien pactó tras el 20-D, aunque ahora está al rececho de la primera investidura, tan solo para devolverle la pelota que él no le devolvió. La diferencia es que él había ganado las elecciones, aunque no contara con apoyos suficientes, como a usted tampoco se los dieron. La diferencia es que usted lo niega todo a sabiendas de lo que se juega en el envite (su sillón, su futuro y el de los suyos), pero nunca el de España y prefiere ver machacado al adversario político que le ha ganado por dos veces antes que los intereses del país. Sea usted un pelín patriota y haga caso a Felipe González: "Hay que dejar formar gobierno y eso lleva a la abstención, incluso si Rajoy no se lo merece" (elespañol.com, de 31/07/2016). Haga usted después la labor para lo que ha sido llamado: la oposición, porque, si por activa o pasiva, permite unas terceras elecciones, usted será parte del problema, y no de la solución que siempre rehusó por motivos personales y partidistas. Y sus barones, a los que ahora manda callar, serán cómplices de un ridículo nacional jamás visto en una democracia moderna. No serán, entonces, líderes de nada, ni alcanzarán la estatura de hombres de Estado. Y aunque sea Navidad, qué les importa a ustedes si cobran sin trabajar... para comerse el turrón que otros no pueden. Nunca un gallo cantó tantas veces ni jamás un político negó otras tantas veces a su país por no escuchar su canto...