lunes, 22 de agosto de 2016

EL CANTO DEL GALLO Y LAS NEGACIONES DE PEDRO

 
           Mateo, Lucas y Juan revelan en sus evangelios que el relato de la negación de Pedro --la piedra sobre la que Cristo edificó su Iglesia-- y el canto del gallo se cumpliría antes de que el gallo cantase una vez; sin embargo, en el evangelio de Marcos se afirma que la profecía se cumpliría antes de que el gallo cantase dos veces. "Esta noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces." (Mt.: 26:34); "Yo te aseguro, Pedro, que hoy, antes que cante el gallo, habrás negado tres veces que me conoces." (Lc.: 22:34); "No cantará el gallo sin que me hayas negado tres veces (Jn.: 13:38). Marcos, empero, asegura: "Te aseguro que hoy, esta misma noche, antes que cante el gallo por segunda vez, me habrás negado tres veces." (Mc.: 14:30).
            Mientras en nuestra sociedad entendemos que el canto del gallo es el que se produce al amanecer, tan revelador en el "Romance de la pena negra", de García Lorca: "La piquetas de los gallos/ cavan buscando la aurora,/ cuando por el monte oscuro/ baja Soledad Montoya..." Pues bien, en su blog eltiempodegracia.blogspot.com, Marco Antonio nos revela que la expresión canto del gallo se refería en aquellos tiempos a un periodo de tiempo específico de la noche, porque los romanos dividían la noche en cuatro vigilias: al anochecer, la medianoche, el canto del gallo y el amanecer, y el canto del gallo se producía entre la medianoche y el amanecer. Y apunta que Marcos señala: "Velad, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer o a la medianoche, o al canto del gallo, a la mañana" (Mc,: 13:35). Los judíos, señala, notaban el cambio entre una vigilia y otra por el toque de una trompeta, que los romanos denominaban gallicantum (canto del gallo), que se realizaba dos veces durante la noche, el primero a medianoche, coincidente con la primera negación de Pedro. Cuando terminaba la tercera vigilia y comenzaba la cuarta, los romanos cambiaban la guardia de la Fortaleza Antonia de Jerusalén, haciendo sonar las trompetas del secundum gallicantum, el canto principal, al que los judíos consideraban el canto del gallo, por lo que, según el relato de Marcos, la segunda y tercera negación de Pedro tuvieron lugar poco antes de las tres de la madrugada. No hay, pues, contradicción entre los cuatro evangelios, puesto que los tres primeros evangelistas citados se refieren solo al canto del gallo principal, y Marcos menciona los dos.
            El episodio evangélico del canto del gallo y las tres negaciones del apóstol Pedro vienen a colación de las reiteradas negaciones del político español del mismo nombre Pedro (Sánchez Pérez-Castejón), a la sazón secretario general del PSOE, quien va más allá que san Pedro, puesto que niega hasta lo que ignora: los Presupuestos del Estado, --que los funcionarios de Hacienda vienen elaborando, mientras él estaba de vacaciones en Mojácar o en Vera--, ya que, a su juicio, "traerán más recortes" (larazon.es, de 20/08/2016), a los que, "por coherencia, dirá no".  El Pedro político que acusaba al PP y a su líder, Mariano Rajoy, de falta de diálogo, rechazó este de dieciocho formas distintas, según un estudio detectado por un diario madrileño (véase abc.es, de 03/02/2016): "El no es no al PP y a Rajoy (23/12/2015); "En contra de Rajoy o de cualquier candidato del PP" (28/12/2015); "Entre el PSOE y el PP nunca habrá nada" (05/01/2016); "No a la gran coalición que propone el PP" (23/12/2015); "No estamos dispuestos a investir a Mariano Rajoy, tampoco al Partido Popular" (23/12/2015); "Decir no al PP es nuestra responsabilidad" (11/01/2016); "Vamos a votar no a Rajoy y al Partido Popular, porque la gran coalición es un fraude a la sociedad española" (12/01/2016); "Lo puedo decir más alto, no más claro: no vamos a apoyar a Rajoy ni al PP a la investidura" (13/01/2016); "Le digo a Rajoy que no es no" (18/01/2016); "Ni al PP ni a Rajoy, a ninguna de los dos votará el PSOE en la investidura" (22/01/2016); "Rajoy es parte del problema y no de la solución política de España: no vamos a apoyar al PP" (27/01/2016); "¿Qué parte del no, no entiende Rajoy" (29/01/2016); "Le digo a Rajoy que abandone toda esperanza" (30/01/2016); "O investidura o que se vaya a su casa" (30/01/2016); "No vamos a apoyar a ningún candidato del PP" (09/03/2016)...
            ¿A quién dice no Pedro Sánchez? No sólo a Rajoy y al PP: dice no a los 7,9 millones de españoles que han votado al PP, que logró 137 diputados el 26-J, 14 escaños más que el 20-D; dice no a Ciudadanos que, aunque bajó de 40 diputados a 32, logró 3,1 millones de votos, y que ha abierto, como antes con él, el camino del desbloqueo institucional.
             Para mantener ese discurso reiterativo del "no", no hace falta ir como un pedigüeño a Lisboa y Bruselas, como usted hizo, cuando la mesa del diálogo la tiene en el Congreso para cuando guste, como hizo con quien ahora llama despectivamente "las derechas", con quien pactó tras el 20-D, aunque ahora está al rececho de la primera investidura, tan solo para devolverle la pelota que él no le devolvió. La diferencia es que él había ganado las elecciones, aunque no contara con apoyos suficientes, como a usted tampoco se los dieron. La diferencia es que usted lo niega todo a sabiendas de lo que se juega en el envite (su sillón, su futuro y el de los suyos), pero nunca el de España y prefiere ver machacado al adversario político que le ha ganado por dos veces antes que los intereses del país. Sea usted un pelín patriota y haga caso a Felipe González: "Hay que dejar formar gobierno y eso lleva a la abstención, incluso si Rajoy no se lo merece" (elespañol.com, de 31/07/2016). Haga usted después la labor para lo que ha sido llamado: la oposición, porque, si por activa o pasiva, permite unas terceras elecciones, usted será parte del problema, y no de la solución que siempre rehusó por motivos personales y partidistas. Y sus barones, a los que ahora manda callar, serán cómplices de un ridículo nacional jamás visto en una democracia moderna. No serán, entonces, líderes de nada, ni alcanzarán la estatura de hombres de Estado. Y aunque sea Navidad, qué les importa a ustedes si cobran sin trabajar... para comerse el turrón que otros no pueden. Nunca un gallo cantó tantas veces ni jamás un político negó otras tantas veces a su país por no escuchar su canto...
 
 

lunes, 15 de agosto de 2016

GERMÁN GARCÍA BENITO, EL ALCALDE QUE UNIÓ A DOS PUEBLOS

 
           Germán García Benito (Granadilla, agosto de 1952; Zarza de Granadilla, 20/07/2016) nació accidentalmente en la villa hermana al encontrarse allí su madre, María Benito, de maestra. El pasado 21 de julio, su secretario general, Fernando J. Manzano, comunicaba en su cuenta de Facebook la triste noticia de su muerte, que no le permitió llegar a la boda de su hijo Roberto, celebrada el 12 de agosto pasado, y transmitía a la vez, su pésame a familiares, amigos y al municipio de Zarza de Granadilla, del que fue alcalde entre 2011 y 2015. Luchó en la vida y en su profesión, --recordaba Manzano-- como contra la enfermedad que padecía desde hacía unos meses. En la festividad de la Asunción, la iglesia parroquial de Granadilla, a Ella dedicada, acogía la misa patronal, a la que asistieron, entre otros, su viuda y hermana. El obispo de la diócesis, monseñor Francisco Cerro, tuvo un recuerdo para él y los otros hijos naturales de la villa perdida fallecidos desde el 1 de noviembre pasado. El pueblo hermano que rigió durante cuatro años declaró luto oficial desde las 00.00 horas del día 21 de julio hasta las 24.00 del día 23, durante los cuales las banderas nacional, europea y autonómica ondearon a media asta en todos los edificios públicos, según un bando de su alcalde, Jesús Carlos Alonso Hernández.
            Nos veíamos dos veces al año. Esperaba verle este también; pero apenas dejé mi ciudad de residencia a mediados de julio cuando fallecía Germán García. No hubiere noticias suyas desde hacía tiempo. Recibí la triste noticia por teléfono dos días después de su óbito.
            Durante su trayectoria vital, Germán García desempeñó diversas profesiones hasta regresar a su pueblo de residencia hace doce años: técnico de Telefónica en San Sebastián, director general de una fábrica propia de punto en Toledo y hostelero en su pueblo. Dejó viuda, María Carmen, y dos hijos. Roberto y José Damián, a quien visitamos después en el bar que regenta en Hervás, de fiesta también ayer. No deseaba volver sin verle tras preguntar por él en Granadilla y Zarza. "Está en Hervás, en El Divino", me dijeron. Allí fuimos y recordamos los cafés tomados en su anterior bar de Zarza con su padre.
            Germán García unió a su pueblo natal con su pueblo de residencia, dos pueblos hermanados por el cordón umbilical que les unió durante la historia y les une ahora como única vía que les aúna por el pantano que un día no llegó a separarles. Nunca olvidó sus raíces. El alcalde de su pueblo era, a la vez, "alcalde" de su pueblo natal, cuyo término municipal de la orilla este del embalse fue adscrito a Zarza por el Decreto 1347/1965 de disolución del municipio, de 6 de mayo de 1965. Nunca olvidó Germán este hecho y sus orígenes. El 31 de octubre de 2013, el pleno municipal de Zarza acordó solicitar al Estado la cesión gratuita del terreno en el que se encuentra el nuevo cementerio municipal, que fue inscrito en el Registro de la Propiedad de Hervás el 14 de julio de 2014. Inmediatamente sacó a licitación la construcción de 27 nichos en el cementerio desafectado, de los cuales se ocuparon tres en agosto de 2014 por oriundos de Granadilla que desearen descansar en su tierra hasta el día del Juicio Final. Además, el alcalde de los dos municipios promovió un embarcadero en el embalse del pantano, cuyas escaleras bajan desde el estacionamiento del castillo. Presidió la Mancomunidad de Municipios de Tierras de Granadilla. Animó la estancia del 1 de noviembre con una feria de productos y artesanía de la tierra. "Tenemos que hacer algo por Granadilla", le decía a sus concejales y me lo recordaba a mí la última vez que le solicité esta información. Ya hiciste bastante, Germán. Como hijos de Granadilla, recordamos en nuestra televisión el traslado del cementerio, en vísperas del Día de los Santos y Difuntos. Ayer te eché de menos, Germán. Ya no puedes hacer más de lo que hiciste. Descansa en paz.  
 

martes, 9 de agosto de 2016

EL SILOGISMO DE CIUDADANOS

 
            Por fin, Ciudadanos se ha decidido a dar el bastonazo ante el fracaso de la vieja política, anclada en el inmovilismo y en los intereses partidistas antes que en los intereses de los ciudadanos y de la nación. Y se ha decidido, ante la situación de parálisis y de bloqueo institucional, a "mojarse" y "a dar soluciones", recordando los precedentes de la Comunidad de Madrid, del 17/06/2016, que permitió gobernar a Cristina Cifuentes,  y del pacto firmado con el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, el pasado 24 de marzo, que resultó insuficiente para la investidura del candidato ante la oposición del PP y Podemos, tras las elecciones del 20-D.
            Albert Rivera y su ejecutiva han hecho del silogismo matemático un teorema político que le acerca más a la realidad deseada por la mayoría de los españoles. El silogismo parte de una premisa mayor: una proposición general como recurso del pensamiento lógico (no se puede esperar más); una premisa menor: la negociación se hace imprescindible; y una conclusión, basada en las premisas anteriores: si quitamos el freno, podremos llegar lejos. El primero en mojarse en hacer efectivo el silogismo, aun condicional o hipotético, ha sido el propio líder de Ciudadanos ante su entrevista de mañana miércoles, día 10, por tercera vez, con el candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy: de no apoyar al candidato, tras el 26-J, dio marcha atrás y anunció la abstención técnica en segunda vuelta. Con el anuncio de hoy, abre las puertas a un mayor acercamiento a una mayoría de gobierno, que no se quedaría tan solo en los 137 diputados del PP, más los 32 de Ciudadanos (169), a siete de la mayoría absoluta, pasándole la patata caliente, que no desean, a los otros dos partidos de la oposición (PSOE y Podemos), quienes pasan de los más de 7,8 millones de españoles que votaron por el PP.
            Para ello, Rivera ha anunciado que, además de que se ponga fecha a la sesión de investidura, seis condiciones como condición sine qua non para abrir negociones inmediatas con el PP (si A se cumple, entonces se cumple B, silogismo condicional o hipotético): separación inmediata de cualquier cargo público imputado (investigado) por corrupción; eliminación de los aforamientos de los políticos, bajo la premisa de que "todos somos iguales ante la ley"; una nueva ley electoral que incluya listas desbloqueadas, igualdad en el valor de los votos y eliminación del llamado voto rogado (es una modalidad de voto en la que el elector potencial se ve obligado a "rogar" su voto, que los españoles residentes en el extranjero están obligados a solicitar desde enero de 2011, tras un pacto del PP y el PSOE, con apoyo de CIU, que produce efectos negativos en la participación electoral de los emigrantes y expatriados, porque induce a la abstención); acabar con los indultos en los casos de corrupción política; limitación de mandatos a ocho años; y puesta en marcha de una comisión de investigación sobre el caso Bárcenas y la financiación irregular del PP.
            Rivera ha tenido el detalle de informar previamente a la rueda de prensa al candidato a la Presidencia, Mariano Rajoy, (elmundo.es, de hoy), de su condiciones,  con quien mañana analizará con detalle. Y en función de la respuesta del candidato, tomará alguna de estas tres opciones: esperar a que el PP se decida; abrir negociaciones si se aceptan sus condiciones; o dar por cancelada la operación (elpais.com, de hoy), porque no haya visos de salir adelante.
            Ya lo dijo Alfonso Guerra: "Es contradictorio que el PSOE diga no a Rajoy y que no habrá unas terceras elecciones". "Tiene que decidir lo uno o lo otro" (elpais.com, de 12/07/2016). Y el expresidente Felipe González pedía a su partido que dejara gobernar a Rajoy, "aunque no se lo merece" (elmundo.es, de 31/07/2016). Unos días antes, el barón extremeño, Fernández Vara, propugnaba que Rajoy formara gobierno y el PSOE que se fuera a la oposición (periodistadigital.com, recogido de europapress, de 27/07/2016). Sin embargo, el portavoz socialista, Antonio Hernando, ha seguido insistiendo en su "no a la investidura ni a la abstención de Rajoy" (elpais.com, de 27/07/2016). Y ayer mismo, la secretaria de Estudios y Programas del PSOE, Meritxell Batet, afirmaba que "la renuncia de Rajoy sería una muestra de generosidad". Y por qué no renuncia su jefe, que ha perdido dos elecciones seguidas (las mayores derrotas históricas del PSOE), más una sesión de investidura en primera y segunda votación. Mañana, "El Gran Gastby de Mojácar", Pedro Sánchez, saldrá de su madriguera y podría decir algo más que "no a Rajoy" y "no a España". Ya lo dijo el candidato en su día a sus ministros: "Negociar será difícil porque ni Sánchez ni Rivera tienen sentido de Estado" (okdiario.com, de 02/07/2016). Rivera ya lo ha demostrado. Ahora le toca mover ficha a él. De los otros, mejor ni hablar.           
 
 

viernes, 5 de agosto de 2016

EL ESPLENDOR DE MÉRIDA HASTA EL SIGLO IV

 
           En 1990, la escritora María Dolores Maestre publica un libro sobre los once viajeros ingleses, que cruzaron la geografía extremeña durante los siglos XVIII y XIX[1]. Desde 1760 hasta 1843, señala en su Presentación, "son  83 años de vida extremeña, de avatares políticos, en los que Extremadura, aunque un tanto apartada, tuvo que participar. Son, por lo tanto, 83 años de vida extremeña y de historia de España".
 
             Uno de los once viajeros incluidos en la obra es Richard Ford (Londres, 1796-Exeter, 1858), quien pasó en España tres años (1830-1832), y viajó por Extremadura durante los años 1831 y 1832. La primera vez, según la autora, el 06/04/1831, realizó el itinerario Jaraicejo, Fuente de Cantos, Sevilla; y la segunda  --del 13 al 15  de mayo de 1832--, en que hizo el viaje de sur a norte hasta Santiago. En su conocida obra Manual para viajeros por España y Portugal[2], incluye sus notas sobre Mérida.
 
            Ford la define como "una ciudad limpia, económica y aburrida", con una población de 4.000 habitantes, en la que hay dos posadas. Para el viajero inglés, Mérida es la "Roma de España" por los "estupendos y bien conservados monumentos de la antigüedad que posee". Recuerda que la ciudad llegó a ser la capital de la Lusitania y señala que su esplendor, que se prolongó hasta el siglo IV, fue descrito por Prudencio en sus himnos sobre la muerte de su patrona, santa Eulalia.
 
             Los godos, según el autor, "usaron Mérida con amabilidad". Sala, Duque de Toledo, reparó el puente romano en el año 686: asentaron la sede metropolitana, dignidad que fue transferida a Santiago. Muza y los moros que llegaron a atacarla exclamaron: "Debieron convocar al mundo entero para construir una ciudad así." Mérida conservó sus templos, credo y obispos; construyeron el Alcázar en el 835, "y la importancia de la Mérida árabe puede colegirse del hecho de que en algunas ocasiones fue residencia del Califato de Córdoba". Mérida fue tomada a los moros por Alfonso X el Sabio el 19 de noviembre de 1229, fecha en que la ciudad y provincia iniciaron su declive, aunque durante los romanos y los godos fuere "Urbe potens, populis locuples" (ciudad poderosa, densamente poblada). Desde ese día, la ciudad fecha su declive y no conserva más que su nombre y las ruinas del pasado, consideradas como "viejas piedras sin utilidad", incluso por Ponz, a quien cita la autora, que fueron "una cantera de extracción para los habitantes".
 
             Mérida, relata el viajero inglés, es un museo sobre y debajo de tierra: 104 inscripciones han sido catalogadas y están en la Academia de la Historia; fueron descubiertas 36 monedas diferentes, cuyo reverso más común es una puerta con una torre, con las palabras "Augusta Emerita", que son aun hoy las armas de la ciudad.
 
             Sin embargo, aprecia Ford que "Mérida es única en España, y con seguridad, rival en muchas cosas con la propia Ciudad Eterna".  Recuerda el puente romano de 81 arcos, mandado construir por Trajano, reparado por godos y moros y por Felipe II en 1610. El Alcázar romano y árabe; el castillo, construido por los romanos y con adiciones de los moros; a continuación el Palacio Episcopal y el que construyeron los caballeros templarios, de quienes procede su nombre, "El Conventual, "tomado y arruinado por los franceses, contra los que Mérida estuvo constantemente guarnecida debido a su vecindad con Portugal", y cuya capilla, que había resistido hasta el bárbaro infiel, pereció.  No olvida Ford el arco de Santiago, de 44 pies de alto, construido por Trajano, convertido en una carcasa, ya que le arrancaron su cubierta de mármol.  Cerca del arco está el Palacio, mitad romano, mitad árabe, del Conde la Roca, un diplomático de Felipe IV, en cuyo patio abierto y destruyéndose, hay una pintura del conde presentando sus credenciales al Dogo de Venecia en 1630 que, en cualquier otro país, un cuadro de familia como este, estaría protegido por un cristal. 
 
                        Aconseja visitar "La Casa de las Cerdas", en la que hay un pozo construido por  fragmentos corintios; la "Casa de los Corvos", construida como la Casa de la Aduana de Roma; el Foro, junto al convento de los Descalzos; la Vía Lata, llamada Vía de la Plata; el puente romano de cuatro arcos, que cruza el arroyo Albarregas  y, junto a él, el gran acueducto "una de las más grandes reliquias de la antigüedad en la Península o en el mundo. Diez arcos están en perfectas condiciones, resisten 37 fustes de columnas, algunos son de 90 pies de alto... Llamado "Los Milagros", aquí puede el extranjero sentarse y esperar la  musa de una tarde tranquila, "monumentos --observa Ford-- que nada tienen que ver con la Emerita actual. Pertenecen a otra era y a un pueblo distinto, y han sobrevivido a los nombres de sus fundadores. Aquí están grises y quebrados, pero se mantienen erguidos, sustentando nada más que el peso de los siglos.
 
           Recuerda, por último el Circus maximus, el Teatro llamado "Las Siete Sillas" por las siete divisiones de los asientos; el Anfiteatro, o la Naumaquia; el convento de santa Eulalia, "El Hornito", en el que la pequeña patrona de la ciudad fuere horneada...
 

[1] Maestre, María Dolores: 12 viajes por Extremadura. Los libros de viajeros ingleses. 1790-1843, Patronato de Turismo y Artesanía de la Excma. Diputación de Cáceres y Caja Salamanca, Plasencia, 1990.
 
[2]  Ford, Richard: Manual para viajeros por España y Portugal, Parte I, Londres, John Murray, 1845. incluye la ruta LV, de Badajoz a Madrid, en la que visita Mérida, Medellín y Trujillo.
 
 

viernes, 15 de julio de 2016

ENCRUCIJADAS

 
           Van pasando los días; de las lluvias hemos pasado al solsticio de verano; de las chaquetas a las ropas más ligeras. Pasa la vida y los caminos de los hombres y mujeres en esta vida. Cada día nos sobresaltamos con una nueva muerte, no importa que le hubiéremos visto anteayer. Recordamos su paso entre nosotros, su estela; los momentos más íntimos e inolvidables de intimidades de palabras.
            La vida es un camino de paso. Olvidamos que hacemos camino al andar, que estamos de paso; que la vida es un préstamo que sabemos cuándo ha comenzado, pero no cuándo termina. Es una encrucijada la vida, una interminable sucesión de cruces y caminos. Hemos de elegir uno entre mil; damos un paso hacia adelante; quizás dos atrás. Nos equivocamos; no reconocemos nuestros errores. Volvemos sobre nuestros pasos y elegimos otra bifurcación, otro camino en la encrucijada de la vida. En ese deambular, alguien nos acecha para hacernos daño, para tendernos una emboscada; somos objeto de asechanzas y celadas, pero no las advertimos. Nos ponen a prueba las encrucijadas; ignoramos qué camino o conducta seguir. Cantos de sirena reclaman a cada instante nuestra atención. Nos encontramos en una encrucijada; tenemos varias en la vida, y elegimos. Ignoramos si preparados o no, optamos por un camino en el ecuador de nuestra vida: ya una carrera, una profesión, un oficio; el matrimonio que nos cambia la vida; los nietos que dan una vuelta de tuerca a la propia vida; la propia encrucijada de culturas; la encrucijadas de los tramposos y vanidosos, de los avaros y ambiciosas.
            Llega un día en que cruzamos el ecuador de nuestras vidas, si llegáremos a él. Alguien nos pregunta qué se siente, que nos motiva ahora. Lamentamos el tiempo que nos hicieron perder, muy a nuestro pesar; el tiempo perdido, y no recuperado, que jamás volverá; hacemos balance de nuestra vida, en la que detallamos déficits y superávits; nos proponemos no perder más tiempo hasta que llegue nuestra hora. Quienes nos interrogaren, han pasado ya por la misma encrucijada; también, pasados los años, eligieron un camino, quizás equivocado; han iniciado otra vida, dejando atrás el camino elegido por ellos mismos, y por otros, a la fuerza. Ahora, todos juntos, por separado, caminamos hacia la encrucijada del Polo Sur. La hora llegada..., qué panorama, que punto, lugar, trampa o celada nos espera. Seguimos en la calle; estamos y nos sentimos vivos, aunque cada vez menos. Reflexionamos sobre el tiempo perdido, las amistades idas; pensamos en aquellos a quienes no volveremos a ver; en quienes nos ofrecieron cariño y en los que nos tendieron trampas en las encrucijadas. A ellos, a todos, les llegará la hora de la encrucijada de la que no supieron salir, de la que no podrán salir jamás. Solo quienes lo dan todo por quienes nada tienen, serán sanos y salvos, y tendrán otra vida, en la que no habrá más encrucijadas, porque estarán en primera fila de la grada de la otra vida.
 

lunes, 11 de julio de 2016

UN CENSOR EXTREMEÑO EN FERRAZ

 
           Nunca pudimos imaginar que un currito enchufado por adláteres de su padre (q.e.p,d.) y amiguetes, pudiera llegar a convertirse, por delegación, en un censor a lo Torquemada, "martillo de herejes, relámpago de España, protector de su país...", como le definiera su coetáneo Sebastián de Olmedo. Pues sí: nada más y nada menos que un currito, a la sazón coordinador de la Secretaría de Organización y Acción Electoral del PSOE, Juan Ramón Ferreira Alonso (Hervás, Cáceres, 1982), fue el encargado por su jefe, César Luena, secretario de Organización federal del partido, de abrir expediente disciplinario a "doña Marta María Cerrato por los hechos relatados en la presente resolución", al tiempo que designaba instructor del expediente a José Javier Cabañas Prieto y notificaba aquella a la interesada con fecha de 14 de septiembre de 2015. La citada militante fue expulsada del partido con fecha 05/07/2016, tras no haber aceptado el instructor ninguna de sus alegaciones, aunque tiene previsto recurrir al Comité Federal de Ética y Garantías (larazon.es/españa, de 05/07/2016). Se lo comunicaba el mismo coordinador en una misiva fechada en Madrid el 29 de junio pasado "de acuerdo con el artículo 70 del Reglamento de los Afiliados...", señalándole que podría interponer recurso ante la Comisión Federal de Ética y Garantías en el plazo de diez días hábiles".
            ¿Quién es Martu Garrote, como así es conocida? Abogada, militante socialista del PSOE-M (Partido Socialista de Madrid), le fue abierto expediente disciplinario por las críticas realizadas en su día contra el secretario general, Pedro Sánchez. Tras la destitución de Tomás Gómez, denunció que el secretario general "había demolido" la Federación de Madrid. Al serle comunicada la expulsión, anunció en su cuenta de twitter que recurriría, y escribía: "La Ejecutiva Federal del PSOE no ha tenido huevos de echarme y ha delegado en la Secretaría de Organización. Luena a su vez también ha delegado en un currito." Añadía, además, que "me han expulsado del PSOE por algunas decisiones que ha tomado la dirección. A Tomás Gómez le hicieron fotos para los carteles tres días antes de echarlo. Esto es una crueldad". "Cuando defenestran a Tomás Gómez, revientan completamente una federación cohesionada. Ángel Gabilondo fue impuesto; a partir de ahí, la Federación Madrileña está partida..." (telemadrid.es/audio, de 06/07/2016).
            El mismo día en que le fue comunicada su expulsión del partido fue la protagonista del arranque de "El Cascabel", de 13TV, y respondía en estos términos: "Me expulsan por dos razones: por asaltar yo sola y con este cuerpo la sede de Ferraz, por entorpecer el trabajo de la organización (éramos unos cien)... Yo sola, y además entorpecí el trabajo de toda la organización. Hay fotos en las que salgo en la entrada de Ferraz con el puño en alto cantando La Internacional... Que se ve que cantar La Internacional en la casa del pueblo es un delito muy grave que merece la expulsión...Y la segunda es porque dicen que yo me he dedicado a despreciar las decisiones de mi partido con ánimo de dañar a la organización y menoscabar los resultados electorales. ¡Vamos, que la culpa de que Pedro Sánchez tenga 85 diputados la tengo yo! Según los Estatutos, la decisión la debería tomar la Ejecutiva Federal, que ha delegado en César Luena, que es quien a mí me echa de la casa... Yo de esta ejecutiva no espero nada, porque me abren un expediente de oficio, nadie me denuncia. No ha habido un proceso en el que haya podido defenderme. O sea, Ferraz considera que yo soy su mayor preocupación. El PSOE es mucho más grande que una organización que mete miedo a sus militantes" (periodistadigital, de 06/07/2016). Pese a todo, Martu no piensa dejar de ejercer su libertad de expresión y su derecho a la crítica, recogidos en el artículo 28.d del Reglamento de Afiliados del PSOE, que ratifica "el derecho de expresión y crítica sobre posiciones políticas propias y ajenas, mediante la libre expresión oral y a su libre comunicación dentro del partido (vozpopuli.com, de 29/09/2015).
  ¿Y quién es Juan Ramón Ferreira Alonso? Hijo del exsecretario provincial del PSOE de Cáceres del mismo nombre, expresidente de la Asamblea, y exalcalde de su pueblo durante dieciséis años, fue preparado por su progenitor, con ayuda de otros, para hacer carrera política a dedo. Ingeniero técnico de Obras Públicas por la Politécnica de Cáceres, trabajó en Miajadas en una constructora. En octubre de 2007 fue elegido secretario regional de JJ SS (2007-2012) durante el VII Congreso Regional con el 56,5 por ciento de los votos frente a Francisco Jiménez Araya, quien logró el 40,8 (hoy.es, de 22/10/2014). En el XXIV Congreso de las JJ SS de España, fue elegido nuevo secretario de Organización (2012-2014) (europapress.es, de 30/04/2012). En el XI Congreso Regional del PSOE, celebrado en Cáceres los días 14 y 15 de abril de 2012, que reeligió por segunda vez a Fernández Vara secretario regional, fue elegido secretario de Cooperación, Participación y Ciudadanos en Red de su nueva ejecutiva. En las elecciones locales de  junio de 2011 fue número cuatro en las listas municipales de su pueblo, en la candidatura de Sergio Pérez, por lo que fue elegido tercer teniente de alcalde. En las europeas de 2014, fue el numero 22 de la lista, en las que el PSOE logró 14 diputados, junto a Begoña García Bernal (número 19), hoy consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio; y Rosa María Balas (número 25), la más preparada de todos y la última de la fila. Al no ser elegido, en 2016 fue nombrado coordinador de la Secretaría de Organización del PSOE, el lugarteniente de César Luena, para hacerle estos trabajos de fontanero y torquemada de ocasión. Es también patrono de la Fundación Tomás Meabe, constituida en 1990, en honor del fundador de las JJ SS., de la que Leire Iglesias, exdiputada al Congreso por Cáceres,  una de sus madrinas políticas y protectora --que esta vez se quedó sin escaño-- forma parte del comité director... Toda una gran carrera política, también suscrita por Vara, para terminar expulsando a la gente del partido por decir lo que piensa. Nunca tantos últimos de la fila llegaron tan lejos para decir "no es no" y ser vividores de la política... Así nos va. Como para cantar victoria en un lugar público de Cáceres, junto al hoy diputado electo César Ramos --aquel que dijo un día en la tribuna de la Asamblea que trabajaría todo lo que pudiese para que no gobernase Monago, pero no lo logró--, sobre la buena vida que les esperaba a los dos..., poniendo a caer de un burro a todos sus compañeros..., menos al jefe, claro. ¡Que les aproveche!

 

jueves, 7 de julio de 2016

LA "BELLA PLASENCIA" EN LOS OJOS DE RICHARD ROBERTS

 
           El 1 de noviembre de 1859, el escritor y viajero inglés por España, reverendo Richard Roberts[1], visita Plasencia, procedente del Valle del Jerte, "población --señala-- de seis mil habitantes y una exquisita posición en el abarrotado Valle". A la capital del Jerte le dedica el capítulo XXIII de su obra An autumn tour in Spain in the year 1859 (Una gira de otoño en España en el año 1859)[2],  que Jesús A. Martín Calvarro recoge en su libro sobre los viajeros ingleses por Extremadura[3].
            Roberts comienza lamentándose de que, "en una ciudad tan importante, el centro de una región muy extensa", no haya tiendas de alimentos que puedan saciar su hambre, "como si el color (abundante en tiendas, de mantas y pañuelos) pudiese alimentar el voraz apetito que habíamos adquirido en los yermos extremeños". Recuerda que, según la tradición, una vez al año, "en junio, en la festividad de san Juan Bautista, se mata un buey..., pero faltaban casi ocho meses antes de que la próxima víctima pudiese estar disponible". No obstante, él y su séquito habían encontrado una posada por debajo de la catedral "donde podríamos descansar tanto como pudiésemos durante un par de noches". Salió de compras con su acompañante Purkis con escaso éxito, deambulando como "pordioseros de casa en casa", hasta que fueron informados que el vecino Rodríguez había matado "un hermoso cerdo". Bajaron a la bodega en compañía de su robusta esposa y "compramos una buena cantidad de costilla y volvimos en triunfo a la posada, habiendo adquirido previamente varias botellas de manzanilla que el señor Sykes y yo consideramos como una bendición, aunque lord Portalington juró que aquello no era mejor que cualquier potingue".
            En contraste con la desventajas alimenticias que halla en Plasencia, subraya Roberts que "pocas ciudades pueden vanagloriarse de una situación de tan excepcional belleza que satisfaga más que de sobra las expectativas provocadas por la pretendida derivación de su nombre". Recuerda a Ford (Londres, 1796-1858), viajero e hispanista inglés, quien subrayaba que "Plasencia, vista desde el exterior, es en verdad de lo más placentero; aquí el río, la roca y la montaña --la ciudad, el castillo y el acueducto--, bajo un cielo del más puro ultramarino, se combinan para encantar al artista". "La más majestuosa de las ciudades debería en verdad estar orgullosa de tal lugar", añade el reverendo.
            No olvida el viajero referirse al río Jerte, "claro como el cristal", que "fluye alrededor de tres lados, reflejando en su ancho pecho la parte oeste de la pintoresca y vieja muralla romana, con sus sólidas torres semicirculares y luego, a través de un rugoso cinturón de rocas que recuerda algunos exquisitos paisajes de ríos en el norte de Gales, continúa hacia adelante por campos lozanos y pastos frescos. Valle arriba se levanta una cadena de montañas con los picos nevados, mientras que las colinas del sudeste están cubiertas con olivares, viñedos y huertos en un contraste agradable con las rocas grises y el suelo desnudo que limita el panorama al oeste". El día "era precioso". El viajero y sus acompañantes dan un paseo por el puente de Trujillo. "Nos sentamos en una orilla con olor a tomillo, justo por encima del río, mientras sus aguas, cayendo por encima de una sucesión de pesqueras, llenaba el oído con un sonido sedante, soñoliento, absolutamente delicioso para unos viajeros como nosotros felices con un día de descanso. Algunos han comparado Plasencia con Toledo, ambas ciudades situadas en una plataforma rocosa y envueltas por tres lados por el río. Pero aquí cesa toda comparación. El Tajo en Toledo fluye en una corriente turbia, roja como el polvo del ladrillo..., mientras que el Jerte es pureza en sí mismo, a medida que se desliza entre los sonrientes prados de Plasencia".
            No le pasa inadvertida al reverendo Roberts que era la festividad de Todos los Santos. Se celebraba una gran función en la catedral, iniciada con una larga procesión encabezada por el obispo con un largo séquito de eclesiásticos y estudiantes de colegios cercanos, llevando cruces, cirios y estandartes. "Pasan solemnemente a través del pasillo y el claustro cantando algunos de los cantos gregorianos más dulces que jamás he oído". Después, durante el día, visitan la catedral más cuidadosamente. "Su solidez y el granito -apunta el viajero-- con el que está construida le transmiten una solemne majestuosidad que resulta muy impresionante".
            Los viajeros ingleses, presididos por Roberts, visitan los restos romanos de la ciudad y cerca del acueducto, de cincuenta y cuatro arcos, se encuentran con un grupo de pastores comiendo su almuerzo. Continuamente nos encontramos con grupos similares en su camino desde las montañas del norte, donde pasan el verano, hasta los pastos de invierno de Extremadura... Era una sorprendente estampa de vida pastoril ver a las pobres ovejas cansadas por el camino y a las descaradas cabras, con los enormes perros guardianes y los toscos pastores vestidos con pieles de ovejas, todos juntos al cálido sol bajo los arcos del viejo acueducto castigados por los elementos."
            El 2 de noviembre, antes de las diez de la mañana, cruzaban los ingleses el puente de Trujillo  "diciendo adiós a la hermosa Plasencia y a su delicioso río que parecía más atractivo que nunca brillando al sol de la mañana..." (Vid. cap. XXIV).
-----------------------------------------------------------------------------------

Notas:

[1] Richard Roberts (1814-1885), vicario de Milton Abas (Dorset, Inglaterra), recorre España de norte a sur desde octubre a diciembre de 1859 para dar a la imprenta su libro Au automne tour in Spain the year 1859 (1860), según anota José Ruiz Mas en su libro Guardias civiles, bandoleros, gitanos, guerrilleros, contrabandistas, carabineros y turistas en la literatura inglesa (1844-1994), pág. 62, obra en la que alaba a Narváez como creador del Cuerpo, al afirmar que "mayor beneficio no podría habérsele concedido a España durante el presente siglo".
 


[2] Vid.: Roberts, Richard: Au automne tour in Spain  the year 1859 (Una gira de otoño en España en el año 1859), Sanders, Otley and Co.,  Londres, 1860.

 


[3] Vid.: Viajeros ingleses por Extremadura (1760-1910), vol. II, Diputación de Badajoz, Badajoz, 2004, edición de Jesús A. Martín Calvarro, págs.  109 y ss.