viernes, 9 de diciembre de 2016

LOS MARTIRIOS DE SANTA EULALIA DE MÉRIDA EN EL HIMNO DE PRUDENCIO

 
           Eulalia de Mérida (Augusta Emerita, 292 d. C.-Augusta Emerita, 10/12/304 d. C.) es patrona de la libertad de pensamiento y expresión, oratoria, elocuencia, Mérida, Oviedo, Totana, Almonaster el Real; Abamia, Cangas de Onís; La Lloraza, Villaviciosa; Ujo, Mieres; Segovia; Santa Olalla del Cala, Balazar (Portugal) y Cagliari (Italia) Padeció martirio en su ciudad de nacimiento (hoy, Mérida) bajo las persecuciones del emperador Diocleciano. La noticia de su vida y martirio convirtieron la ciudad en uno de los lugares de peregrinación de Europa Occidental durante la Alta Edad Media. Hasta la proclamación de Santiago Apóstol, fue considerada patrona de las tropas cristianas durante la Reconquista y patrona de las Españas. Es alcaldesa perpetua de Mérida y patrona de la ciudad, así como de la Archidiócesis de Oviedo, a cuya catedral fueron llevados sus restos, y de numerosas localidades de España, Portugal, Italia e Hispanoamérica. Eulalia de Mérida era hija del senador romano Liberio, cristiano como toda su familia.
            Aurelio Prudencio Clemente, conocido por Prudencio (Calahorra, 348 d. C-413 d. C) escribe en el siglo IV el Peristephanon, o libro de las coronas de los mártires, integrado por catorce himnos, el tercero de los cuales dedica a Santa Eulalia de Mérida, cuya pasión se analiza también en el Pasionario hispánico, de Pilar Riesco Chueca (Universidad de Sevilla, 1995); Santos Protomártir Vaquero en El Poema de Eulalia de Mérida de Aurelio Prudencio (www.dip-badajoz.es/cultura/ceex/reex_digital/reex_10, 1984) y en Los trece martirios de Santa Eulalia, de Javier Campos (www.cofrades.sevilla.abc.es).
            Este último sintetiza los trece martirios de Eulalia de Mérida en los siguientes:
            Azotes con correas plomadas; arañar su cuerpo con barras de hierro con uñas y garfios; derramar aceite hirviendo sobre sus pechos de niña; rociarla con cal viva y echarle agua para que se abrasase, sin recibir daño alguno; trajeron una olla de plomo, para ver si rectificaba su fe, pero no cedió y miró al cielo para recibir el tormento; el plomo se quemó y los tiranos se abrasaron las manos; el juez pide de nuevo que la azotaran con las varas puntiagudas y que refregasen sus llagas con cascos de tejas puntiagudas; mandaron quemar su cuerpo con hachas encendidas, que la metiesen en un horno y que lo abrieran hasta que la niña quedase hecha cenizas, pero ella salió cantando alabanzas a Dios; la pasearon desnuda por las calles y plazas de la ciudad, con el pelo rapado, llevándola hasta el Hornito, lugar en el que se ejecutaba a la gente; allí le arrancaron las uñas de pies y manos, la pusieron en una cruz, levantándola y dejándola caer contra el suelo, por lo que su delicado cuerpo quedó desconyuntado; otra vez le pusieron hachas encendidas que le abrasaren los costados; colocaron braseros por todas partes, que levantaban grandes llamas de fuego, que la niña tragaba por su boca, de la que todos vieron salir una cándida paloma...
            Prudencio inicia su Himno en latín diciendo quién es Eulalia, a quien define como "ilustre y noble por su cuna,/ Aunque, más noble que por la prosapia,/ Por la clase de muerte que ha sufrido./ Es la virgen sagrada,/ ornamento magnífico de Mérida;/ De Mérida, a quien ama,/ Donde vio la primera luz del mundo/ Donde sus huesos en paz descansan.../ Maravilló animosa a los verdugos,/ Que, atónitos, temblando la escuchaban/ Confesar que el suplicio/ Le era dulcísimo y la muerte grata.../ Apresurando el paso vigilante,/ mucho camino recorriera Eulalia,/ Ante que iluminase el horizonte/ con bienhadada luz la aurora clara./ Y al tribunal, apenas amanece,/ Ya se dirige, decidida, impávida.../ Y con voz firme exclama:/ Negar a Dios, omnipotente Padre,/ no es el colmo, decidme, de la insania...?/ Pues aquí me tenéis: soy enemiga/ de diabólicos ritos: soy cristiana./Y vuestros vanos ídolos/ Con menosprecio pisarán mis plantas./ Isis, Apolo, Venus, todos estos./ Y el mismo Maximiano, ¿qué son?: nada... /Ea, verdugo, pronto, quema, corta:/ Estos miembros que lodo son, desata:... /Al líctor, dirigiéndose, le dice:/ "De mi presencia pronto la arrebata:/ Atorméntala pronto con suplicios;/ Sienta en sí que hay los dioses de la patria.../  Los instrumentos pronto por ti aguardan/ O herirá tu cabeza agudo hierro,/ O las hambrientas fieras, despiadadas,/ Destrozarán tus miembros doloridos,/O, de las teas la humeante llama,/ Ante los tristes gritos de los tuyos,/ Disolveraste en polvo vil tornada.../ La mártir, entre tanto silenciosa,/ No quiso responder a estas palabras;/ Sino que, respirando estremecida/ E indignada, saliva al rostro lanza/ Del astuto tirano; y en seguida/ De los dioses derriba las estatuas... /Sin tardar un instante, dos verdugos/ Sus tiernos pechos, torpes despedazan/ Y el acerado garfio de ambos lados/ El virginal costado lo desgarra/, penetrando hasta el hueso;/ Y entre tanto/ los golpes que la hieren cuenta Eulalia... /He aquí, Señor, que para mí es escrita/ Esta lección por vos.../ El último suplicio desde entonces/ A pasos gigantescos se acercaba... / El humo y el calor por doquier vagan/, Y a los costados, y hasta el vientre y pecho/ Llegan, por fin, con furia desusada.../ Un velo, en su cabeza, que la cubre,/ Y su inocencia en su desdoro guarda./ Hasta el semblante mismo de la mártir/ Llega, por fin, la crepitante llama./ Que, envolviendo continuo la cabeza,/ Ya por la cabellera alimentada,/ Superó el mismo vértice. Y entonces/ La virgen que con ansia/ Un fin presto a la vida apetecía,/ Al respirar la hoguera fue asfixiada...  / El satélite mismo allí presente/ También ha visto la paloma blanca/ Que, ante el público, atónito de asombro/ De la mártir la boca abandonara./ Así son venerados por sus hijos/ Los huesos de esta mártir esforzada/ Y el altar que delante de sus restos,/ Por la piedad edificada se alza./ Ella, cerca del trono del Excelso/ De mirar a sus pueblos no se cansa,/ Escuchando benigna/ del labio del creyente la plegaria."
            Versos para la eternidad, como los de Lorca: "Nieve ondulada reposa./ Olalla pende del árbol./ Su desnudo de carbón/ Tizna los aires helados./ Noche tirante reluce./ Olalla muerta en el árbol."/

miércoles, 7 de diciembre de 2016

SOBRE LOS LÍDERES TRANSFORMADORES

 
           Cuando solo se le recuerda ya el día de la Constitución Española de 1978, que ayer cumplió 38 años--, he aquí que un ciudadano extranjero y líder transformador --Bill Gates, fundador de Microsoft-- ha venido a rememorar la figura de Adolfo Suárez, el expresidente del Gobierno español, que logró cambiar el país a través de la negociación y de la capacidad de escuchar a los demás (véase elmundo.es, de 06/12/2016) y añade que "es difícil encontrar un ejemplo de lo que debe ser un líder". Gates realiza estas afirmaciones al comentar en su blog el libro "El mito de los líderes fuertes", de Archie Brown, en el que pone como ejemplo al expresidente español, "aquel que deja a su país de forma distinta a como lo encontró", capítulo en el que incluye, también, a otros líderes como De Gaulle, Gorvachov, Xiaoping o Mandela...
            Define la Academia como líder a "la persona a la que un grupo sigue reconociéndola como jefe u orientadora", distinta al liderato, propia de un equipo que encabeza una clasificación deportiva; pero hay líderes y líderes, o lideresas: la condición de líder implica un reconocimiento explícito de su liderazgo, entendido este como aquel que impulsa, produce y consolida cambios sociales, enfrenta problemas y conflictos desde el colectivo; es imaginativo, se adapta a los procesos, orienta, escucha, se actualiza y comunica, motiva, se arriesga, comparte un ideario, democratiza los procesos, garantiza el consenso y asume, como todo el grupo al que lidera, derechos y deberes. Para Platón (Atenas, 427-347 a. C), "el buen líder no ha de pedir serlo, ni rogar a los demás que se sometan a su liderazgo; al contrario, son los demás quienes voluntariamente  les piden al líder que lo sea, que les guíe". "No es natural que el piloto ruegue a los marineros que se dejen gobernar por él. Al contrario, lo que es verdad por naturaleza es que quien está enfermo se vea obligado a acudir a las puertas de los médicos y que todo el que necesite ser gobernado, acuda a las puertas de quien tiene capacidad para gobernar, no que el gobernante pida al gobernado que se dejen gobernar si verdaderamente le es de algún provecho." (La República, libro VI).
            El politólogo y filósofo alemán Max Weber (Erfurt, 1864; Munich, 1920) distingue tres tipos de liderazgo: el líder carismático, el que genera entusiasmo; el líder tradicional, quien hereda el poder por costumbre; y el líder legítimo, el que adquiere el poder mediante procedimientos autorizados en las normas legales, distinto del ilegítimo, quien lo adquiere por vía ilegal. El ingeniero y especialista argentino en liderazgo y coaching Hugo Molinas sintetiza en un acrónimo las claves del liderazgo: L (lograr), I (interés), D (dirige), E (empatiza), R (respeta), A (administra) y R (responde). Nada más clarividente que responder a estas claves con "el puedo prometer y prometo" de Adolfo Suárez, que cumplió su promesa con la reforma política para pasar de un Estado autoritario a otro democrático. De ahí que el primer presidente de la restaurada democracia española sea considerado un líder carismático y transformador.
            España está hoy huérfana de líderes transformadores y carismáticos, unos por bisoñez, otros por avaros, otros porque pretenden asaltar los cielos por vías que no les han sido dadas por el pueblo soberano y porque no reconocen ni la Constitución ni las instituciones gracias a las cuales han llegado ellos hasta el altar de la patria. Nuestra leyes no nos permiten elegir a nuestros líderes ex novo: elegimos a los que nos presentan partidos o coaliciones sin saber si las políticas de su gobierno nos fueren de provecho. Y no basta pensar o decir: votaremos a otros, o a ninguno. Otros vendrán que lo harán por nosotros y seguiremos en el limbo de quienes esperan la justicia social en el cielo y no en la tierra. La Constitución ha marcado un camino, el más largo y próspero de España. No es el momento ahora, aunque fuere llegada la hora, de abrir el melón constitucional, que unos desean reformar y otros, echar por tierra, si no cumplimos con el espíritu de la transición, aquel que encarnó Suárez y que Bill Gates reconoce como "transformador".
 

lunes, 5 de diciembre de 2016

LA ACCIÓN SOCIAL DEL DEÁN DE PLASENCIA BEATO POLO BENITO

 
           José Polo Benito (Salamanca, 1879; Toledo, 1936) ha pasado a la historia como un clérigo y escritor español, deán de las catedrales de Plasencia y Toledo, presidente y consejero de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Plasencia y promotor del viaje del rey Alfonso XIII a Las Hurdes en 1922. Murió asesinado al comienzo de la Guerra Civil Española y fue beatificado por el papa emérito Benedicto XVI en Roma el 28 de octubre de 2007.
 
            Pero, ¿cómo llegó a Plasencia el beato Polo Benito, nacido en Salamanca, donde tiene una calle con su nombre y cargo: "Deán Polo Benito". Estudió en los seminarios de Salamanca y Ciudad Rodrigo y volvió a su ciudad para terminar sus estudios y doctorarse en Teología y Cánones. Fue ordenado sacerdote en 1904 e inició su actividad pastoral como coadjutor de la parroquia salmantina de Sancti Spiritus. En 1905 fue nombrado catedrático de la Universidad de Salamanca; en 1907, secretario de Cámara del obispado; y en 1908, canónigo.
 
            En 1911 llega a Plasencia como maestre-escuela de la catedral. Al año siguiente es nombrado secretario del gobierno eclesiástico y administrador de la diócesis; en 1913, administrador de la diócesis por sede vacante; y en 1918, deán de la catedral, donde permaneció hasta 1923, en que fue nombrado deán de Toledo.
 
            Eduardo Juliá Martínez compendia en su obra "Una vida y una muerte" [1] su labor pastoral y social en Plasencia y su zona. Afirma el autor que, durante cinco años, dirigió la revista "Las Hurdes"; organizó el Congreso Nacional Hurdanófilo celebrado en Plasencia; fundó y dirigió el periódico placentino El Regional, "en el que apareció bien pronto el hombre social". Junto a estas labores de prensa y propaganda, "simultaneaba la ardua del gobierno de la diócesis, que compartió durante varios años como secretario de cámara del obispo de Plasencia, cargo en el que manifestó toda la diligencia y prudencia que tan delicadas funciones requieren". Más adelante señala su intervención en congresos y asambleas, como la del Congreso Eucarístico Internacional de Viena, que califica de "notable"; en el Congreso Social de las Asociaciones del Norte, celebrado en Plasencia; en la Asamblea de la Buena Prensa de Zaragoza y en el Congreso de Previsión Social de Barcelona, "en el que ha resaltado la autoridad de su doctrina y de su experiencia, con admiración y aplauso de todos los congresistas".
          
            Entre sus obras relacionadas con la zona de Plasencia hay que señalar: La emigración en Béjar", "El Hogar Jurdano", "Crónica del Congreso Nacional en favor de Las Hurdes, "El problema social del campo en Extremadura" y "Plasencia por Jesús Sacramentado".
 
            A partir de 1923, continuó en Toledo su actividad pastoral y humanística. Ingresó en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas en 1925; fue vicepresidente del Consejo del Patronato de Previsión, presidente de la Comisión Provincial de Monumentos y de la Dirección de Peregrinaciones a Roma y Oriente. Colaboró en periódicos nacionales y extranjeros. Fue condecorado con la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén. Murió asesinado el 22 de agosto de 1936 junto a la Puerta del Cambrón, en la conocida Fuente del Salobre. Su cuerpo, tras permanecer casi cinco años en una fosa común del tramo 42 del cementerio municipal de Toledo, reposó en el cementerio de canónigos, a la entrada de la Basílica de santa Leocadia [2] El 21 de septiembre de 2007, sus restos fueron exhumados ante la presencia del cardenal arzobispo, Antonio Cañizares. Dentro del féretro apareció la bandera de España junto a una estola morada y el cuerpo apareció incorrupto. Tras su beatificación, el Cabildo decidió dedicar la capilla del Sagrado Corazón como Capilla de Mártires, donde puede venerarse su cuerpo incorrupto.[3]
 





[1] Vid.: Juliá Martínez, Eduardo: Una vida y una muerte, en Boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, núm. 57.

 


[2] Vid.:  persecuciónreligiosa.es/beatos/beatos-toledo.

 


[3] Vid.: religionenlibertad.com, de 23 de noviembre de 2014.

 

sábado, 26 de noviembre de 2016

LA MILITANCIA Y LOS MILITANTES

 
           Los políticos recurren más a la voz militancia que a la de los militantes, como si estos no formaren parte de aquella. Se considera que un militante pertenece a una determinada ideología, grupo o partido político, o que defiende una ideología concreta. Se es o no militante en favor de algo: es simpatizante del partido, aunque no milita, suele decirse, como aquellos otros que afirmaren: soy católico, pero no practicante...; es decir, que no milita en el cumplimiento de los preceptos de su iglesia. Militancia es la condición de militante. Deriva del latín: militaris, el que milita como soldado en un ejército; de ahí que entendamos como tal que la militancia presupone la condición de militante, quien brinda su apoyo a una causa o proyecto que figura en un partido o colectividad. La militancia es, pues, el conjunto de los militantes de una organización.
            Hay una diferencia sustancial entre militante y simpatizante. El militante es un soldado que colabora con una organización, movido por un sentimiento ideológico por el cual se siente identificado. Un simpatizante, empero, es aquel que está de acuerdo con la filosofía política de cierto partido o coalición, pero no milita en ellos, aunque la apoye, colabore, le preste asistencia... Hay militantes y afiliados; este simpatiza; aquel trabaja voluntariamente para su organización, además de pagar una cuota para su sostenimiento, y se presupone que se halla en primera línea de batalla para hacer proselitismo de su ideología; el afiliado, apenas cuenta; en ocasiones, ni la militancia, sólo requerida para que actúe como interventora en las mesas electorales y como plausómetro en los mítines: todo lo decide la cúpula del poder: las listas, los cargos, los asesores... Todo el mundo desea figurar en las listas; los cargos, más que una carga, resultan ser un premio con el que se distingue a los ahijados, familiares o allegados, no tanto por formación, ideología o trabajo como por plus a una lealtad obligada para la supervivencia política, que, además, está muy bien retribuida, muy por encima de la media de quienes debieren ser beneficiarios de la política: los parados, los más necesitados, sobre quienes se cargan impuestos y tasas mil para mantener el ejército de la clase política y sus fieles y no tan abnegados asesores y empleados, que tan solo sueñan con su buen sueldo a final de mes, que es lo único que les importa, como un día me dijere un alto cargo de la Junta de Extremadura.
            Un dirigente político extremeño se refirió en cierta ocasión a los militantes de su partido como "las putas bases" que se pasaba por el arco del triunfo; pero, cuando las necesitaba, bien que las llamaba a apretar las filas. Sigue ocurriendo lo mismo. Tras la caída del exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, un militante interesado dijo por devoción: "A Pedro le han elegido 62.000 militantes y le han apartado 132" (véase hoy.es, de 09/10/2016); pero olvidaba referirse --como si el Comité Federal no fuere el máximo órgano entre congresos para decidir la política de alianzas por la que aquel derivaba-- a la sangría de militantes que se dieren de baja desde su elección: 1.000 diarios, unos 24.300 en sus dos años en el cargo, muy superada por los 18.900 militantes que se dejó atrás su antecesor, Pérez Rubalcaba (véase ecodiario.eleconomista.es, de 10/11/2016), que devino de la crisis económica y del ocaso de Zapatero en la Presidencia.
            El exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, reaparece hoy sábado 26 de noviembre en Xirivella y en Sueca (Valencia) en sus primeros actos públicos tras abandonar el escaño para hablar del futuro de la socialdemocracia y para insistir en sus tesis conocidas: una política de alianzas a la izquierda, un partido más abierto a la militancia y con mayor participación de los afiliados en la vida del partido (véase europapress.es, de 25/11/2016). Sánchez siempre apeló a la militancia para salvar el trono que no pudo sostener y el acta de congresista, de la que hubo de dimitir por no abjurar de sus principios. El mismo día de su dimisión como diputado dijo que "defenderá el derecho a votar de toda la militancia para corregir el equivocado rumbo" de la Gestora que preside su partido, y solicitaba ya fecha, lugar y hora para el congreso extraordinario (véase 20minutos.es, de 29/10/2016), con el que amenazaba al Comité y que él aplazó durante casi un año, a sabiendas de que primero estaba la gobernabilidad de España y después, el congreso. ¡Oh, la militancia y  afiliados, tan abandonados por la dirección como recurso para sus propósitos...! En su discurso de despedida como secretario general apeló a la militancia a que decidiera (véase ocadizdigital.es, de 01/10/2016). Ya antes, Sánchez había apelado también a la militancia para que se pronunciara sobre los pactos para formar gobierno, y ganar tiempo (véase foixblog.com, de 30/01/2016); en febrero, la militancia ratificó el acuerdo con Ciudadanos, que avalaba su política de pactos para la investidura (véase elpais.com, de 29/02/2016)... Y así, hasta el Comité Federal del 01/10/2016, en que Pedro Sánchez perdió una votación que pretendió ganar a hurtadillas para convocar un congreso extraordinario, que finalmente perdió por 133 votos contra 107 (véase 20minutos.es, de 02/10/2016), y... fuese a recorrer España en busca de la militancia perdida...

miércoles, 16 de noviembre de 2016

CÁCERES, CAPITAL EUROPEA DE LA ACCESIBILIDAD

 
           La ciudad de Cáceres ha presentado su candidatura para el premio Capital Europea de la Accesibilidad en 2017, premio instituido por la Comisión Europea y que tiene por objeto reconocer a las ciudades con población superior a los 50.000 habitantes que más se hayan distinguido en promover la accesibilidad universal. El gobierno local ha aprobado diversas ordenanzas que se suman al borrador del nuevo Reglamento de Accesibilidad Universal de la Junta de Extremadura. Para mejorar esa accesibilidad, el gobierno local aprobó una Ordenanza de Accesibilidad Universal, puso en marcha las scooter turísticas (escúter, o ciclomotor de ruedas pequeñas) para personas con movilidad reducida; ha instalado bucles magnéticos para personas sordas, que facilitan la accesibilidad auditiva en el entorno; ha creado una aplicación turística con lengua de signos y subtítulos para conocer la ciudad; tiene un servicio de intérpretes de lengua de signos,  además de rutas accesibles e inversiones en rebajes de bordillos y acerados. Ha obtenido Cáceres el premio Reina Sofía de Accesibilidad, el Premio a Ciudad de Turismo Accesible y el Premio ONCE de Accesibilidad. Ha firmado convenios con distintas organizaciones que trabajan con la discapacidad. La accesibilidad está ya en el orden del día de la política urbanística.
            La ciudad moderna es más accesible que el casco histórico, lo más visitado, lo menos conocido. Las personas mayores o con discapacidad que visitan la ciudad se enfrentan a dos problemas: acercarse a él lo más posible en vehículos y sortear calles pinas para entrar por el Arco de la Estrella. El estacionamiento de Galarza ha acercado la visita al casco histórico; pero desde él hasta la plaza Mayor, tiene una calle --Alzapiernas-- que hace honor a su nombre. Es corta la distancia, pero difícil la bajada, peor aún la subida, como la Cuesta de la Compañía en la ciudad antigua.
            El Ayuntamiento de Cáceres prevé instalar unas escaleras mecánicas en la calle Alzapiernas, inapropiadas en la ciudad antigua, para salvar ese escollo de acceso al conjunto patrimonio de la Humanidad. Es una acción, entre otras, que se financiará con los 10 millones de euros del proyecto de estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (DUSI), aprobado por la Comisión Europea, que el ayuntamiento complementará con otros 2,5, para hacer de Cáceres "una ciudad inteligente, sostenible e integradora" de aquí al 2023, según su alcaldesa, Elena Nevado.
            El 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, se fallará en Bruselas la ciudad ganadora de la Capitalidad Europea, a la que aspiran por España,  junto a Cáceres, Lugo, Santander, Linares, Gijón, Pozuelo de Alarcón y Terrasa. Ojalá Cáceres esté entre las finalistas por los esfuerzos realizados y por las acciones previstas en el DUSI.

domingo, 13 de noviembre de 2016

LEALTAD, DISCIPLINA Y CONCIENCIA EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS

 
           Entendemos por lealtad el cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien. Frente a la lealtad, muchos esgrimen la disciplina de voto; pero el artículo 67.2 de la Constitución Española afirma que los miembros de las Cortes no están ligados por mandato imperativo, y el artículo 79.3 señala que "el voto es personal e indelegable"; es decir, que "no hay mandato imperativo para ningún diputado", según expresare la exmagistrada del Tribunal Supremo y candidata socialista al Congreso, Margarita Robles. Sin embargo, el reglamento interno del PSOE, en su artículo 76, discrepa: "Los miembros del Grupo Federal del PSOE asumen y están obligados a acatar la declaración de principios y resoluciones aprobados en el Congreso Federal del partido." Frente a la lealtad a los principios del partido y sus resoluciones, la ausencia del mandato imperativo, se yergue también la libertad de conciencia. El voto en conciencia el día de la investidura de Mariano Rajoy era un "derecho innegable" que hubieren los diputados que votaren "no", en virtud de su reglamento interno, argumento empleado por los díscolos en defensa de su derecho a votar en conciencia, que situaban en él "una concepción ética de la política" (véase gaceta.es/noticias/crisis-psoe, de 07/11/2016). Frente al dilema planteado en las filas socialistas tras un año de bloqueo institucional, el portavoz socialista, Antonio Hernando, proclamó: "Ni abstención mínima ni libertad de voto en conciencia" (véase 20minutos.es, de 26/10/2016).
            La libertad de voto en España es un déficit democrático que no se da en Europa. En los dos partidos mayoritarios en España (PP y PSOE) tenemos ejemplos bastantes de esta dicotomía, que llevó a quince diputados socialistas a votar en conciencia "no", en contra de la resolución aprobada por el Comité Federal. En el PP, el senador del Grupo Popular por León, Juan Morano, dijo que "la disciplina es para el ejército" y votó en contra del recorte de ayudas al carbón para su tierra. El senador fue suspendido cautelarmente de militancia y se le abrió  expediente sancionador. No esperó a su conclusión y dio un portazo a su partido, dándose de baja. La diputada y exalcaldesa de Málaga, Celia Villalobos, es reconocida como la díscola de su partido, al votar a favor de la ley de matrimonio homosexual, que su partido rechazó, o en iniciativas a favor del aborto... y ahí sigue... En la votación de la reforma de la Ley del Divorcio, en la que el PP se abstuvo, rompieron la disciplina de voto cuatro diputados populares. En septiembre de 2011, dos diputados aragoneses rechazaron la moción aprobada por PP, PSOE y CIU en defensa del Corredor Mediterráneo como prioritario. Los diputados extremeños Carlos Floriano y Alejandro Ramírez del Molino (este último, fallecido el pasado 26 de agosto) se abstuvieron. El primero dijo que, "en su caso, había sido un error"...
            En el Partido Socialista, en junio de 2010, el diputado Antonio Gutiérrez se abstuvo en la reforma laboral de Zapatero. En agosto de 2011, el mismo diputado votó en contra de la reforma de la Constitución para garantizar la estabilidad presupuestaria. En febrero de 2013, la diputada Carme Chacón y otros trece diputados del PSC fueron sancionados por no respetar la disciplina de voto en el debate de dos iniciativas de CIU e ICV por el derecho a decidir en Cataluña. La primera no apretó el botón, mientras sus compañeros votaban a favor y los socialistas en contra. Quién no recuerda a los llamados "jueces del PSOE", Baltasar Garzón (Torres, Jaén, 1955) y Ventura Pérez Mariño (Vigo, 1948), números 2 por Madrid y 1 por Lugo, en 1993, quienes rompieron la disciplina de voto en varias ocasiones y renunciaron a su acta de diputado, el primero en 1994 y el segundo al año siguiente.
            Los diputados díscolos del PSOE han justificado su voto negativo por razones de ética o conciencia, incluso dos de ellos, pertenecientes a la dirección anterior, justificaron su abstención por "imperativo, abstención", sin valor jurídico alguno. Otros, en cambio, adujeron la disciplina de voto en su decisión de virar del "no" a la abstención, aunque fueren considerados traidores a su jefe, Pedro Sánchez, como su portavoz, Antonio Hernando, y el secretario de Organización, César Luena. El primero traspasó su discurso del "no es no" a la abstención con estas palabras: "No podemos ni queremos permitir que los serios problemas que padecen los ciudadanos estén bloqueados por el puro egoísmo" (elmundo.es, de 27/10/2016). El segundo, mano derecha de Sánchez, afirmó que cumplirían con la disciplina de voto si su partido decidía la abstención. Y así fue. Y al secretario general, obligado a dimitir por el Comité Federal, no le quedó otra opción, por conciencia, que marcharse también como diputado, como había predicho Ibarra, quien había anunciado que "tendrá la decencia de marcharse si vota en contra" (véase noticiascuatro. com,  de 28/10/2016).
            Qué decir, en cambio, de los diputados extremeños: a Pilar Lucio, número 1 por Cáceres, y secretaria del Cambio Climático y de la Sostenibilidad en la ejecutiva de Sánchez,  le asaltó la duda cartesiana: primero dijo que se debía a Sánchez y después acató lo que dijo el Comité Federal. El 1 de octubre solo le faltó llorar. No, señoría: usted se debía primero a su secretario regional, quien fue el que la hizo consejera y quien la puso de número 1 al Congreso, y después, al secretario federal, por muy cerca que estuviere de él; y, sobre todo, al Comité Federal. Esa duda ya le vale su postergación en la próxima lista. No vale usted para la política, por mucho que se lo crea. Ya se lo dijo Monago en su discurso de investidura al calificarla como "consejera de desigualdad y desempleo". Y, encima, usted sonreía... No están las cosas para sonreír. Usted ha dudado entre su sillón y su supervivencia y al final se inclinó por ella; pero ya es tarde. Sin embargo, su compañero, César Ramos, fue más cuco: a pesar de reconocer su cercanía a Pedro Sánchez, apostó por la lealtad a ambos secretarios, al regional y al federal. Y por Badajoz, Marisol Pérez, al igual que su compañero José Ignacio Sánchez Amor, se decantaron por la abstención. Y "abstenerse no es apoyar al PP bajo ningún concepto" (véase Fernández Vara, en politica.elpais.com, de 30/08/2016). Ahora toca pactar, lo que no hicieron en un año, pero lo cobraron de todos.
 

miércoles, 9 de noviembre de 2016

UNA COMIDA DE LA ROMA IMPERIAL EN MÉRIDA A FINALES DEL XX

 
            Carmen Gasset Loring, que fuera presidenta de la Asociación de Estudios Romanos y de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, era una amante de la arqueología y de todo lo que concerniere al mundo romano. Su temprana muerte, acaecida en 2006, privó a Mérida de una de las mejores embajadoras de su arqueología y de todo lo que afectare a la vida durante la época imperial. Su colega Desiderio Vaquerizo, en la laudatio que hiciere tras su muerte, justificaba sus vínculos con Extremadura con los lazos familiares que la unían a la Comunidad, entre los que citaba al conde de Campomanes, que ya se ocupare y preocupare por estos temas desde tiempos del rey Carlos III [1].
            Unos años antes de su muerte, Carmen Gasset organizó en la capilla del Parador del Turismo de Mérida una comida de la Roma Imperial. Hubiere degustado en ese lugar comidas y cenas varias por motivos profesionales, pero con menús de esta época y no de la romana. Asistía, entre otros, a aquella comida, el catedrático y banquero  José Ángel Sánchez de Asiaín (Baracaldo, 1929), en su calidad de miembro del Patronato de la Fundación de Estudios Romanos (1996-2010) y que fuere Genio Protector de la Colonia Augusta Emerita (2007).
            No fuere bastante el menú impreso que se nos facilitare, por lo que Carmen Gasset nos hizo una introducción al que íbamos a degustar, sino que, entre plato y plato, se levantaba de su mesa y nos informaba de lo que fuéremos a comer, de su composición y elaboración. No en vano, es autora de un libro que recoge los manjares de dioses de la época imperial. [2] Quizá fuere suficiente su obra para conocer la cocina en la época del Imperio; pero su sabiduría y amor por las cosas del mundo romano nos transportaban, más que el propio menú en sí, a una época en la que quizá no necesitáremos haber leído el tratado de Apicio [3]  ni conocer las fuentes documentales necesarias para las lecturas complementarias sobre la cocina romana, de Plinio el Viejo; Marcial, Juvenal, Suetonio, Petronio, Horacio, Virgilio, Plauto, Ovidio, Terencio o Plutarco. Sus explicaciones constituían, como en la obra de Revel, J. F., un festín en palabras.[4] ¡Cuánto sabía Carmen del mundo romano, cómo lo vivía y lo transmitía...!
            En un ensayo para estudio de bachilleres, la profesora María Luisa Guevara Galván [5], tras advertir que el conocimiento de la cocina romana antigua (productos, recetas, métodos de conservación y elaboración) se basa en el indicio de todos los elementos antiguos que nos ha legado la antigüedad, se refiere a las tres comidas que los romanos realizaban diariamente:
            Ientaculum, equivalente a nuestro desayuno (de 7:00 a 8:00), basado en queso, leche y pan untado con aceite, ajo y sal, o remojado en vino. A veces se tomaba miel, queso, higos, huevos, fruta fresca o seca, uva, dátiles, olivas adobadas... Al desarrollarse la pastelería, se desayunaba unos bizcochos con vino de pasas, que los niños se llevaban a la escuela.         
            Prandium, tentempié que se tomaba a mediodía, compuesto de pan, carne fría, verduras, pescados, huevos y frutas. Se comía de pie, frío y muy rápido.
            Frente a estas dos comidas tan ligeras y poco alimenticias, la Cena (a la hora octava o nona del día: 14:00 o 15:00 hrs.) tras el baño, era muy simple hasta el siglo II a. C., puesto que se tomaba el puls o pulmentum, especie de papilla de harina de trigo, junto a otros alimentos del campo. El profesor Jérôme Carcopino [6] afirma, sin embargo,  que "la única comida digna de entenderse como tal era para todos la de la noche: la cena".
            Un banquete romano.-Un banquete solía comenzar al término de la hora octava (de 12:44 a 13:29) en invierno y de la nona (14:31 a 15:46) en verano. Sobre esa hora comeríamos a finales del siglo XX en la Mérida actual. Una cena romana constaba, al menos, de siete platos, distribuidos en tres partes: Gustatio o entremeses, el primer plato se componía de verduras, ensaladas, aceitunas, pescados en salmuera, ostras, champiñones y huevos, acompañados por un vino caliente llamado mulsum (vino tinto con miel). El objetivo de la gustatio era estimular el apetito. Se acostumbraba a presentar tres entradas. Después, la prima mensa, era el plato fuerte de la cena. Lo comprendían aves (tordos, perdices, lirones, tórtolas, pollos...), carnes (cordero, jabalí...) y pescados (salmonetes, anguilas, lenguados...) Por lo general, se servían dos o tres platos. En la secunda mensa o postre se servían frutas frescas, dulces o frutos secos.
            Al igual que al comienzo, tenía lugar una nueva libación en honor a los dioses, acompañada de un brindis de carácter patriótico o religioso, indicativo de que la velada había llegado a su fin.
            Bebidas.-Un apartado importante del banquete romano eran las bebidas, entre las que hay que destacar: hidromiel: mezclar un vaso de miel y dos vasos de agua mineral, revolver la mezcla para disolver la miel en el agua. Receta para convertir en blanco el vino tinto: echar en la botella arina de haba, o bien la clara de tres huevos, y agitar durante bastante tiempo y, al día siguiente, el vino será blanco. Vino de dátiles o higos: machar dátiles o higos, mezclar con agua, se deja macerar dos días y se obtiene un vino semejante al vino con miel o mulsum, y solo se conserva durante diez días. Vino de rosas: quitar la parte blanca de la extremidad de los pétalos, enfilad estos en rosario, ponedlos a macerar siete días en el vino y después, sacar las rosas como hicisteis con las anteriores. Antes de beberlo, añadirle miel, procurando emplear las rosas de mejor calidad, que no estén humedecidas por el rocío.
 

[1]  Vid.:  Vaquerizo Gil, Desiderio:  studylib.es, Grupo de Investigación HUM-236.
 
[2] Vid.: Gasset Loring, Carmen: El arte de comer en Roma: alimentos de hombres, manjares de dioses, Fundación de Estudios Romanos, 2004, 39 págs.
 
[3] Vid.: Apicio: La cocina en la antigua Roma, Edic. Generales, Anaya, 1985.
 
[4] Vid.: Revel, J. F.: Un festín en palabras, Barcelona, Edit. Tusquets, 1980.
 
[5] Vid.: De Guevara Galván, María Luisa:  Un viaje culinario a la antigua Roma, en http://latinygriego.webcindario.com/derecoquinaria_cas. pdf, Colegio de Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), 22 págs.
 
[6] Vid.: Carcopino, Jérôme:  La vida cotidiana en Roma en el apogeo del Imperio, Temas de hoy, Colección Historia, Madrid, 1989-2001, pág., 331.