jueves, 28 de mayo de 2020

UNA LUZ EN LA MEMORIA



Para muchos de quienes le conocimos y tratamos, José Higuero Manzano (Pepe para los amigos) fue maestro, gestor cultural, periodista y fotógrafo; pero, por encima de todo, fue un extremeño entregado a todas las causas que abrazare con la vocación por bandera y la pasión por las cosas bien hechas. Por eso, ha sido justamente reconocido por quienes fueren capaces de ver, más allá de su libertad y opciones humanas, lo que de otra forma no pudiere ser negado por quienes defendieren las suyas con el mismo prisma. Su estela es una luz en la memoria en todos los campos que su actividad humana abarcó en sus casi 74 años de vida. Mañana viernes le despediremos en el mismo lugar que el 3 de julio de 2011 despedíamos a su hermano Enrique Higuero, de 55 años, fotógrafo también de vocación y diseñador gráfico de profesión durante casi treinta años, en el mismo periódico del que su hermano mayor fallecido esta mañana en Cáceres fuere director general (1985-1987) y director (1994-1998) y quien, como él, dejare la estela de su luz en la memoria de todos los que le trataren y conocieren, entre ellos el premio “Gracias del deporte” el mismo año de su muerte.  
           Pepe Higuero (Alcuéscar, 1946)  cursó la enseñanza media en el Instituto “El Brocense” de Cáceres, además de otros estudios en la Escuela de Maestría Industrial, Escuela de Magisterio y Facultad de Derecho en Cáceres. En Madrid realizó estudios en la Escuela de RTV (ICADE) y ESIC  y en la Universidad Atlántica de Florida (posgrado en gestión de calidad y recursos humanos). Ejerció como maestro nacional con oposición en Jerte y Castuera. En 1968 ingresó en la Cadena COPE de Cáceres tras su inauguración, en la que desempeñó las funciones de técnico de control, redactor, jefe de informativos, jefe superior de programas, subdirector y director desde 1973 a 1985. Asimismo, fue subdirector de Radio Popular de Ciudad Real en 1972 y de la misma emisora en Badajoz entre 1980 y 1983.  

 
          A finales de 1985 fue nombrado director general y consejero de Editorial Extremadura, empresa editora del Diario Extremadura, puesto que desempeñó hasta septiembre de 1987, período en el que lideró la regionalización y reconversión tecnológica del periódico.
 
Posteriormente fue jefe del Área de Imagen de la Caja de Ahorros de Cáceres desde 1987 a 1989: director general de Promoción Cultural y Educativa de la Junta de Extremadura entre 1989 y 1993 con Jaime Naranjo de consejero, etapa en la que acometió la reforma del Gran Teatro de Cáceres y del Imperial de Don Benito, además de la creación del Museo Etnográfico Extremeño de Olivenza. Fue después jefe de Control de Calidad de Caja Extremadura desde 1993 hasta 1994, en que fue nombrado director del diario. Dentro del mismo Grupo Zeta, dirigió también el diario “Córdoba” entre 1999 y 2000. Es autor del libro “Ayuntamientos cacereños. Elecciones 1979”, sobre los programas emitidos en su emisora con motivo de las primeras elecciones municipales democráticas, reeditado y ampliado en 2011 por la Diputación de Cáceres. Como fotógrafo, cultivó la fotografía y realizó numerosas exposiciones en España y el extranjero.
 
Libro de Pepe Higuero
en su primera edición, 1979
No le esperaba en Cáceres, pero sí su llamada para vernos un día, como me dijo. Estaba repuesto de la operación que sufrió en Luxemburgo hace unos meses, donde se encontraba con Ángeles Luaces, su esposa y fiel colaboradora durante sus años en Radio Popular (expresidenta de la Asociación de Periodistas de Cáceres, vicepresidenta de la FAPE y Medalla de Extremadura 2010), para ver a su nieto Antón, hijo de la segunda de sus hijas, Marta. Deja, además, otros tres hijos: Silvia, José y Jorge. Esta mañana ya no habrá podido leer las noticias que todos los días le enviare. Esta que ahora escribo será la última con su nombre, la despedida final que a todos nos llegare un día, pero con su luz y recuerdo en la memoria, que siempre llevaré conmigo.
         Su funeral tendrá lugar mañana viernes, a las 16:30 horas, en la capilla del Tanatorio San Pedro de Alcántara de Cáceres. Al final, te has quedado en tu casa, como siempre. DEP, Pepe.
 
 

lunes, 18 de mayo de 2020

LA ALCAZABA DE TRUJILLO, SU CASTILLO Y MURALLAS

 
Trujillo es un importante complejo urbano conformado a partir de diferentes épocas y mentalidades arquitectónico-urbanísticas, cuyo testimonio han hecho de ella una de las más importantes localidades de la provincia cacereña, señalan en la Introducción de la obra sobre la alcazaba, el castillo y las murallas de la localidad sus autores, el cronista oficial de la ciudad y doctor en Historia del Arte, José Antonio Rubio Ramos y Raúl Gómez Ferreira, natural de Trujillo, doctor en Ciencias Sociales y Jurídicas por la Universidad Pública de Navarra. [1]
            La alcazaba es una palabra de origen árabe que alude a un tipo de ciudadela fortificada con murallas o baluartes, que difiere del castillo por presentar en su interior una medina. La ciudadela es una construcción o recinto fortificado de carácter urbano, cuya función era servir de residencia a un gobernador para defender un lugar determinado y sus contornos, que albergaba una guarnición que, frecuentemente, conformaba un pequeño barrio militar con viviendas y servicios; es decir, una ciudadela. La alcazaba de Trujillo está asociada al castillo, situado en lo más alto de la misma y que, en caso de asedio, las poblaciones de los núcleos urbanos en los que se asentaban buscaban refugio tras las murallas de las alcazabas.
            La ciudad de Trujillo se asienta, según los autores, en dos partes claramente diferenciadas: la villa y la ciudad que, separadas por la muralla, presentan evidentes diferencias arquitectónicas y urbanísticas. El castillo está emplazado en la parte más elevada del promontorio trujillano, dominando la ciudad. Construido en tiempos califales y reformado tras la reconquista, consta de un cuerpo cuadrado en el que se adosan diferentes elementos de edificación. El segundo cuerpo lo forma el albacar, cuyo perímetro irregular alberga en su interior la ermita de San Pablo, del siglo XVI. Las murallas, de origen musulmán, conforman un recinto irregular de mampostería y sillería, jalonado por diecisiete torres dispuestas a intervalos irregulares. La cerca dispuso de siete puertas, de las cuales se conservan las de Coria, Arco del Triunfo, San Andrés, Santiago y la de las Palomitas, recientemente restaurada.
Panorámica del castillo de Trujillo
El castillo es uno de los diversos puntos de interés de la ciudad de Trujillo. Lugar fuerte, cercado de murallas, baluartes y fosos, construido casi siempre en un lugar dominante para la defensa de pueblos y comarcas o, simplemente, del señor que vivía en él. En ocasiones, también se edificaban dentro de los núcleos urbanos, dominando la villa desde su parte alta, que solía estar amurallada, formando un conjunto defensivo en el que sobresalía el castillo. La fortaleza trujillana tiene origen árabe (siglo IX). Fue un edificio eminentemente defensivo, al no poseer estancias residenciales. Por ello, no tiene ni torre del homenaje ni escudos de familias nobles, aunque en tiempos de los Reyes Católicos fue capital de la provincia de la Hermandad. En tiempos de Pedro I fue elegido para que el tesorero del rey, el judío Samuel Leví, guardase las riquezas de la Corona, al ser considerada unas de las fortalezas más seguras del reino. El castillo fue el lugar de refugio de Juana la Beltraneja en su disputa con Isabel la Católica, en una época de agitación familiar y social. Entregado el castillo a la reina católica, Juana huyó hacia Plasencia, donde se casó con Alfonso V de Portugal. El rey Fernando el Católico se interesó por las obras del castillo de paso hacia Guadalupe y falleció después en Madrigalejo el 23 de enero de 1516. El castillo de Trujillo fue construido por los árabes en la segunda mitad del siglo IX, en la zona más elevada del cerro rocoso denominado “Cabezo de Zorro”, siguiendo una tipología esquemática arquitectónica de las fortalezas andaluzas del período emiral. Desde sus murallas se domina toda la llanura de la tierra trujillana. Es un recinto hermético rodeado por la cerca de murallas en un perímetro de 900 metros y el hecho de estar situado en lo más elevado de un terreno escarpado, lo hace inaccesible al ataque. Es un castillo sin ventanas y con escasas saeteras. Está en relación íntima con la Alcazaba (conocida como Conventual) de Mérida, la fortificación islámica más antigua fechada en España (835 d. C.), período caracterizado por los continuos enfrentamientos entre árabes y cristianos y la inestabilidad interna por el acceso al poder entre árabes, beréberes y muladíes. La fortaleza estuvo bajo la autoridad militar del alcaide que representaba la máxima autoridad de la ciudad tanto de la defensa de la misma como de su término. Este recinto fortificado es muy visitado diariamente, porque en él se venera la imagen de Nuestra Señora de la Victoria, patrona de la ciudad.
Virgen de la Victoria, patrona de Trujillo
            Las murallas que engloban la villa se disponen de forma irregular para adaptarse a las diferentes cotas de nivel y, aunque muestran una ligera tendencia a la forma rectangular, abarcan un área ameseteada y amplia. Su origen musulmán parece incontestable; sin embargo, de este período no se conserva más que el trazado original, quizá con ciertas reformas y parte de su basamento. La historiografía local sitúa temporalmente su realización en el siglo XI, hecho que puede venir avalado por las fuentes árabes y por la disposición típica de medina, estructura urbana habitualmente fortificada. Con bastante seguridad, los autores sostienen que en Trujillo existió un recinto fortificado más antiguo, cuya traza se asentaría próximo a la alcazaba. La muralla está jalonada por veintidós torres, la mayoría cuadradas y aisladas, o forman parte de otros edificios medievales. La muralla conservada actualmente es legado no islámico, sino herencia cristiana de los siglos XII-XV. A comienzos del siglo XX fue declarada Monumento Histórico-Artístico y poco después, adquirida por el Ayuntamiento de la ciudad, que es su propietario.
            La obra concluye con una cronología general de la ciudad y documentos sobre el castillo del archivo municipal. 
--------------------------------------------------------


[1] Vid.: Ramos Rubio, José Antonio y Gómez Ferreira, Raúl: La alcazaba de Trujillo, el castillo y las murallas, Tau Editores, Cáceres, 2020, 178 págs.
 

viernes, 15 de mayo de 2020

LENGUAJE Y DISCAPACIDAD



Todos le llaman coronavirus; pero no hay uno solo. El virus que nos invade es uno, sí, no uno más y cualquiera, sino el SARS-CoV-2 (covid-19), el que nos afecta. Nacido en la ciudad china de Wuhan en diciembre pasado, fuere hoy una pandemia que a todos pudiere afectar. Conocemos los síntomas, pero no hay vacuna aún, aunque hubiere remedios para él. A 09/05/2020, en todo el mundo sumaban 3.940.000 personas contagiadas de 187 países y 275.000 muertos; y en España, 223.578 contagiados y 26.488 fallecidos. Y los contagiados y fallecimientos prosiguen…

¿Qué hubiere de ver esto con la discapacidad?: el estilo y el lenguaje. Así como ignoramos las especificidades y nomenclaturas del virus, así obramos sin querer con la discapacidad en el lenguaje escrito y oral. Al referirnos a la discapacidad, utilizamos también vocablos como discapacitado, minusválido, retrasado, oligofrénico, loco, trastornado, en lugar de persona con discapacidad; es decir, dicho de una persona que padece una disminución física, sensorial o psíquica que la incapacita, total o parcialmente, para el trabajo o para otras tareas ordinarias de la vida. Nos referimos a la dependencia y lo confundimos con integración, dependientes, personas dependientes, cuando debiéremos hablar de inclusión, personas en situación de dependencia…, o la situación de una persona que no puede valerse por sí misma. Escribimos ceguera o discapacidad visual y utilizamos vocablos como invidente, lenguaje braille, lengua braille o idioma braille, en vez de persona con discapacidad visual, ciego, ciega o sistema braille, o el sistema de escritura para ciegos que consiste en signos dibujados en relieve para leer con los dedos… Aludimos a la sordera o discapacidad auditiva y lo traducimos por sordomudo, sordomuda, lenguaje de señas, lenguaje de signos, sonotone, traductor de lengua de signos, en lugar de emplear audífonos, implante coclear, intérprete de lengua de signos. Qué decir si citamos la discapacidad física y sugerimos enano, enana…, en vez de persona de talla baja, persona con acondroplasia… Y si mencionamos enfermedad mental aludiéremos a personas en silla de ruedas, ingreso psiquiátrico o brote, en lugar de referirnos a persona usuaria de silla de ruedas, ingreso hospitalario o descompensación, o la alteración de tipo emocional, cognitivo o del comportamiento en que se ven afectados procesos psicológicos básicos, tales como la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, el lenguaje… Percibimos pero erramos, más de lo conveniente, tanto que la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) y la Academia de Televisión nos invitan a repasar su Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios de comunicación, presentada el 5 de septiembre de 2019 como si fuere un prefacio del coronavirus, que nadie sabe cómo vino, porque solo conocemos sus síntomas. El lenguaje y el estilo son también síntomas de percepciones extrañas que nos llevan, en ocasiones, a utilizar voces de mundos desconocidos, de tiempos pretéritos, con lenguajes distintos y distantes de la realidad que nos ocupa,  como cuando el extinto INP fichaba como subnormal a discapacitados de distinto signo, como a Jesús Vidal, premio Goya al mejor actor revelación 2019 por Campeones.
 
--------------------------------------------------------
Vid.: Guía de estilo sobre discapacidad para profesionales de los medios de comunicación (Real Patronato de Discapacidad, FAPE y Fundación A la Par); el pais.com, de 09/05/2020; Diccionario de la RAE; y as.com, de 28/03/2020.
          

domingo, 10 de mayo de 2020

SERGIO PASCUAL, UN PLACENTINO PRIMER SECRETARIO DE ORGANIZACIÓN DE PODEMOS



          Sergio Pascual Peña (Plasencia, 10/06/1977), ingeniero de Telecomunicaciones y antropólogo, es un político español de Podemos, que fue diputado a Cortes por Sevilla durante la XI y XII Legislaturas. Estudió en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y las universidades de Valencia y Sevilla. Es funcionario del Cuerpo Facultativo Superior de la Junta de Andalucía y fue delegado sindical del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Junto a Auxiliadora Honorato (Cádiz, 1974), del Consejo Ciudadano Estatal y Andaluz de Podemos, fue uno de los líderes de la Marea Naranja [1], un movimiento de funcionarios de la Junta de Andalucía contra la conocida como "ley del enchufismo" aprobada en 2011. [2] En noviembre de 2014 fue elegido miembro del Consejo Ciudadano de Podemos y pasó a formar parte del Consejo de Coordinación como secretario de Organización. [3] Tras las elecciones al Parlamento de Andalucía en marzo de 2015, es designado, junto a Manuel Garí, interlocutor de las negociaciones entre Podemos-Andalucía y el PSOE. [4]  Fue miembro del equipo de campaña de las elecciones de 20-D de 2015, en las que Podemos obtuvo 69 escaños. [5]
            Por divergencia internas con la dirección, Sergio Pascual fue cesado de su cargo el 15/05/2016 [6], aunque posteriormente el Consejo Ciudadano le confió los preparativos de Vista Alegre II, segundo congreso del partido.[7] Durante la corta legislatura, presidió la Comisión de Fomento,  en el que chocó con el Grupo Parlamentario Popular.
            Actualmente es miembro del Consejo Ciudadano Andaluz y se encarga de cuestiones de infraestructuras, participando en la lectura en clave andalucista de las mismas en la apuesta por la investigación de los sobrecostes y en protestas sindicales como la de los estibadores. [8]
          El que fuera primer secretario de Organización de Podemos (15/11/2014--15/03/2016), Sergio Pascual, defendió la tesis de que Adelante Andalucía fuera una organización "completamente autónoma", desmarcándose así de la influencia del secretario general, Pablo Iglesias, y alcanzar el mismo nivel que En Comú Podem . [9]
-------------------------------------------------------------------------------


[1] Vid.: Fernández de Sanmamed, Alberto, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Educadores y Educadoras Sociales (CGCEES): La marea naranja, en Revista de Educación Social (RES), núm. 17, de julio de 2013. "La marea naranja es un movimiento inclusivo que solicita el apoyo de los usuarios y de la ciudadanía en la defensa de un derecho, en el que los profesionales y la población en general estamos visibilizando la situación de que las medidas que se están tomando están destruyendo el Estado de Bienestar."
 
[2] Vid.: Moreno, Silvia: De las protestas contra la Junta a la cúpula de Podemos, en El Mundo, de 23/11/2014. "Dos integrantes de la cúpula de la formación que lidera Pablo Iglesias se forjaron en las protestas de la conocida como la marea naranja de los funcionarios de la Junta de Andalucía contra la polémica Ley de Reordenación del Sector Público, más conocida como ley del enchufismo, aprobada en el año 2011." Se refería a Sergio Pascual y Auxiliadora Honorato, delegados sindicales del SAT en la Junta.
 
[3] Vid.: EFE-EL PAÍS: Los 62 de Podemos. Los miembros del Consejo Ciudadano, al que se incorporarán 17 secretarios autonómicos, de 16/11/2014.  Entre ellos se encontraban Sergio Pascual como secretario de Organización;  Auxiliadora Honorato; Ana Domínguez (Plasencia, 1980), licenciada en Historia en la UCM, fundadora del Círculo de Vallecas y responsable de política editorial;  y Juan María Expósito, abogado, del Círculo de Cáceres.
 
[4]  Vid.: Carvajal, Álvaro: La dirección nacional de Podemos toma el control de las negociaciones con Susana Díaz en Andalucía, en El Mundo, de 31/03/2015.
 
[5] Vid: Resultados. elpais.com./elecciones/2015/generales/congreso. En las citadas elecciones, el PP obtuvo 123 escaños, PSOE 90, Podemos, 69 y Ciudadanos, 40 (https://resultados.elpais.com/elecciones/2015/generales/congreso/index.html)
 
[6] Vid.: Gil, Iván:  Pablo Iglesias corta de raíz la rebelión de los 'errejonistas´ cesando al `número 3´ del partido, en El Confidencial, de 15/03/2016.
 
[7] Vid.: Público/Agencias:  Podemos recupera a Sergio Pascual para organizar Vista Alegre, en Público, de 17/12/2016.
 
[8]  Vid.: eldiario.es/Efe: Podemos pide investigar en el Congreso los sobrecostes de infraestructuras, de 21/12/2016.
 
[9] Vid.: El primer secretario de Organización de Podemos anima a Adelante Andalucía a desmarcarse de Iglesias, en Europa Press, de 26/06/2019.



martes, 5 de mayo de 2020

ÁNGEL TEXEIRA BRASERO, UN PALADÍN DE MÉRIDA, ESCUDO DE ORO DE LA CIUDAD



Ángel Texeira
Ángel Texeira Brasero (Mérida, 15/03/1931) fue hijo de Francisco Texeira Collado, maestro de obras, y de Rosa Brasero Domínguez, bordadora, naturales de la ciudad. Casado con Mercedes Rodríguez Mancera, natural de Los Santos de Maimona (Badajoz), tiene dos hijos: Mercedes y Ángel.
 

Su labor al frente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT), Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR), de la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia, Asociación de Amigos del Camino de Santiago, su difusión de los valores  artísticos-históricos de Mérida y la de su patrona y sus obras artísticas, han sido reconocidas, además de con el escudo de oro de la ciudad, con sintagmas adjetivales como “emeritense militante”  (Dr. Álvarez Martínez, su mayor exégeta), “Mérida tiene un genio” (Carmelo Arribas, crítico de arte y estudioso de Mérida) y epítetos tales como “respira emeritensismo por todos sus poros” del primero.
           
           Según un informe remitido al alcalde de la ciudad en diciembre de 2013, por el cronista oficial de Mérida, José María Álvarez Martínez, tras serle concedido el premio del CIT, además de relatar todos sus méritos, abogaba por la deuda que la ciudad tenía con él, que esperaba que saldase muy pronto.  [1]
           
De acuerdo con el relato del cronista, desde muy joven nuestro protagonista se sintió atraído por la creación artística, sintiéndose aprendiz de su abuelo Ángel, el alfarero, a lo que unía su inteligencia natural, “capaz de solventar situaciones comprometidas”. Esa creación artística tan tradicional dio fama al conocido como Barrio, cuyos nombres eran las tres últimas calles de la ciudad: Duque de Sala, Fournier y Augusto, que albergaba industrias de alfarería y en las que vivían ferroviarios, albañiles, carpinteros y pescadores.
           
 Al iniciarse la Guerra Civil, y durante la toma de Mérida (11 de agosto de 1936), Ángel tiene 5 años. Durante la confusión de los primeros momentos, pierde el contacto con sus padres. De la mano de un primo, quien le abandona a varios kilómetros, huye de la ciudad. En las inmediaciones de Mirandilla, en la finca en que fue desamparado, le acoge su propietario, don Hilario Vinagre. Finalizada la contienda, su juventud transcurre en su laborioso Barrio, en el que los alfareros le suministran las “pellas” con las que él elabora las figuras del belén.
 
Al finalizar los estudios primarios, con 14 años, comienza a trabajar de albañil en la cuadrilla de su padre en Don Benito. Allí continúa sus estudios bajo la dirección del profesor Ángel Valadés. De esta ciudad se traslada a la frontera de Caya, donde vive momentos felices y se fotografía con los ídolos de aquel tiempo: Jorge Negrete, el conocido Antonio Villar, intérprete de excepción de la película “El Judas”, o con su homónimo Virgilio Texeira. El periplo laboral de su padre concluye en Almendralejo, donde conoce al artista Julio Federico Zambrano Domene, su profesor en la Escuela de Artes y Oficios. Su afición por la pintura, y sobre todo por la escultura, nunca le abandonarían.
 
De regreso a Mérida, ayuda a su padre, quien, entre otros trabajos, se ocupaba de satisfacer los encargos que la Comisaría de Defensa del Patrimonio, entonces bajo la dirección de Manuel García Gil, le ofrecía, entre otros la consolidación y restauración del conjunto romano, como la Alcazaba y acueductos. Mientras, Ángel Texeira comenzaba a ser valorado por sus aptitudes en el dibujo y en el planteamiento de los proyectos y, por ello, la Diputación Provincial le llama para que forme parte del equipo constructor de unos puentes sobre el Lácara y el Lacarilla, en la carretera de La Nava a la estación de Carmonita.
 
A los 20 años cumple el servicio militar en el Regimiento número 1 de Caballería Motorizada de Alcalá de Henares, que supondrá un paso adelante en su profesión como constructor. Por su relación con el teniente Méndez Vigo, se vinculó a la empresa Hidrocivil, en la que dirigió a un numeroso grupo de estucadores y alicatadores que trabajaban en las obras de la estación de Atocha, lo que le animó a convertirse en empresario de su propia empresa con su compañero  Maxi Abengózar y comenzó a trabajar en Los Santos de Maimona y en numerosos puntos de la provincia. En esta localidad estableció relaciones con Cipriano Tinoco Gordillo (Los Santos de Maimona, 23/07/1934), que fuere popular alcalde del pueblo (1979-1983) y más tarde con Joaquín González Manzanares (Badajoz, 1946), quien más tarde sería bibliófilo y escritor y que, como socios, llevaron a cabo una promoción de 36 viviendas en la localidad.
 
Fruto de su esfuerzo y de muchas horas de trabajo, su empresa fue creciendo y aumentó la construcción de viviendas subvencionadas, lo que le permitió ocuparse también de sus temas preferidos: el arte, la historia, la geografía y, sobre todo, Mérida, sus vivencias, sus acontecimientos históricos, “convirtiéndose en un emeritense militante, que le llevó a aceptar esos cargos que ejercen los ciudadanos comprometidos”.  [2]  Así, durante cinco años fue vicepresidente de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano (MNAR); durante otros siete años fue vicepresidente de la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia, etapa durante la cual organizó el Congreso Internacional de Estudios Eulalienses “Eulalia de Mérida y su figura histórica”, además de  hermanar a Mérida con otras ciudades que tienen a Santa Eulalia por patrona: Totana y la italiana de Santa Eulalia, en la región del Borso del Grapa. Asimismo, fundó y ostentó el cargo de  presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago durante catorce años, en la que potenció la Ruta Mozárabe o de la Plata y el albergue para peregrinos ofrecido por el ayuntamiento en el Molino del Pancaliente.
 
Como amante de la historia de su ciudad, ha llevado el nombre de Mérida por distintos foros de España, Venezuela, México y su amada Brasil, a los que ofreció conferencias sobre la Mérida romana y la actual, además de exposiciones arqueológicas con la colaboración del MNAR.
           
Otra de sus preocupaciones divulgativas fue la difusión de la emeritense más ilustre y patrona de la ciudad, la Mártir Santa Eulalia. En Santa Eulalia di Borso del Grapa, cerca de Padua, hizo amistad con un gran eulaliense, el profesor Gambasin, quien, de la mano de Texeira, visitó Mérida y editó la monografía de Vicente Navarro del Castillo sobre la santa en italiano y español, además de escribir otros tres libros más con los datos que le aportó don Ángel.
 
Finalmente, hay que subrayar su labor como dirigente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT), durante más de treinta y un años. “El CIT es Ángel Texeira”, llegó a decir el doctor José María Álvarez, tras afirmar que la oficina del centro fue atendida por él en exclusividad, con la ayuda de su hijo, en su propia casa. Al tomar la presidencia el alcalde del bimilenario, Manuel Sanabria, puso como condición que Ángel Texeira ocupara un puesto de responsabilidad, dada su valía y su interés por los asuntos emeritenses. Desde el CIT redobló esfuerzos a favor del turismo de la ciudad: elaboración de folletos, carteles, vallas publicitarias y un video; la promoción del Festival de Teatro Clásico, en colaboración con el ayuntamiento y la Junta de Extremadura; el concurso de albañilería en la Feria de Mérida, la festividad de San Isidro, el Día del Turista, organización  de asamblea regionales y nacionales, actuaciones musicales y viajes por la región, España, Portugal y otros países.  [3] En su blog, el presidente del CIT da cuenta de sus viajes a Brasil en febrero y marzo de 1994 y en 2011 y el viaje a la Turquía clásica en 1996, organizado por la institución que presidía. [4]
 
Texeira recibe el escudo de oro de la ciudad
de manos del alcalde, Antonio Rodríguez Osuna.

La obra artística de Ángel Texeira es conocida por sus dibujos e ilustraciones para publicaciones y diplomas para la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia, además de por sus primeros trabajos en la alfarería de su abuelo; pero donde más brilla su genio creativo es en su producción escultórica realizada por encargo o de motu proprio, como el busto de don César Lozano Gambero, instalado en el atrio de la iglesia de Santa Eulalia, que tanto amó tan carismático sacerdote. [5]  O la imagen de cuerpo entero de Sor Ángela de la Cruz para su localidad de adopción, Los Santos de Maimona; el busto de Luis Chamizo que preside la plaza emeritense de su nombre [6]; el de lord Byron para La Albuera; el de la alcaldesa de Trevejo, en la Sierra de Gata, Adoración González Estévez, la popular Chon; y la serie encargada por el Arzobispado de Mérida-Badajoz de los Santos Padres Emeritenses para la concatedral de Santa María, que solicitó el arzobispo Santiago García Aracil (Valencia, 1940-2018) [7]; y el busto de Octavio Augusto en la Mérida mexicana  [8].

 -----------------------------------------


[1] Vid: Álvarez Martínez, José María: Ángel Texeira, un emeritense miltitante, diciembre de 2013. Este relato de sus méritos, dirigido a la Alcaldía por el cronista oficial de Mérida, ha sido fundamental para reconstruir la biografía de Ángel Texeira, por lo que le expresamos nuestra gratitud.
 
[2] Vid.: Ob. cit.
 
[3] Vid.: M. A. M. Ángel Texeira recibe hoy el Premio del Genio Protector, en el diario Hoy, de 19/09/2014. Véanse también: E. P: El Centro de Iniciativas Turísticas  se despide tras 74 años de andadura. Rodríguez Osuna entrega a Ángel Texeira el escudo de oro de la ciudad, en el diario Hoy, de 16/12/2019; Web del Ayuntamiento de Mérida: el alcalde recibe al presidente del Centro de Iniciativas Turísticas, Ángel Texeira Brasero, de 16/12/2019;  El presidente del Centro de Iniciativas Turísticas de Mérida, galardonado con el premio nacional de esta entidad, en la agencia Europa Press  de 14/11/2017;  Ángel Texeira recibirá el premio del Centro de Iniciativas Turísticas, en el diario Hoy,  de 17/11/2013; Web de Amigos del Museo Romano. 7ª edición. Premio Socio del año 2008 a D. Ángel Texeira Brasero, de 10/05/2017; Arribas, Carmelo: Mérida tiene un genio, en Digital Extremadura, de 20/09/2014.
 
[4] Vid.: Blog de Ángel Texeira: http://angeltexeira.blogspot.com.
 
[5] Vid: Homenajean al sacerdote César Lozano con un busto, en El Periódico Extremadura, de 08/06/2004.
 
[6] Vid.: Peguero, César: Abierto al público un parque dedicado al poeta Luis Chamizo, en El Periódico Extremadura de 13/03/2003.
 
[7] Vid.: Soriano, Juan: La Concatedral exhibe las primeras esculturas de los Santos Padres Emeritenses, en el diario Hoy, de 08/06/2006.
 
[8] Vid.: Colocan un busto de Octavio Augusto en la Mérida de México, en Europa Press, de 26/12/2015.

sábado, 2 de mayo de 2020

LA DESESCALADA HACIA LA NUEVA NORMALIDAD



Primer día de la desescalada en el deporte (marca.com)
Tras cuarenta y nueve días de confinamiento (que no cuarentena sensu strictu, cuarenta veces diez, sino de aislamiento en el sentido médico del término), hemos iniciado esta mañana a primera hora la desescalada hacia la nueva movilidad o normalidad. No había amanecido aún cuando ya podíamos ver algunos ciclistas, otros hombres y alguna mujer haciendo carreritas y algunos paseando, acostumbrándose a la mascarilla, que constantemente empaña las gafas y nos nubla la visión, nos niega la caricia del aire sobre la cara, que no debemos tocarnos, mientras que los guantes apenas los sentimos.
 
             Cambian muchas cosas en cuarenta y nueve días que no pisábamos la calle: los miles de personas que ya no están sobre la tierra, sino bajo ella, inhumados (in, dentro, y humus, tierra), con los honores fúnebres debidos, y otros muchos simplemente enterrados, que es otra cosa, pero no un cadáver humano; los infectados por la pandemia; el ejército humano (sanitarios, soldados, transportistas, farmacéuticos…), que han luchado, y continúan haciéndolo  y quienes solo hemos podido ver desde la ventana o el balcón “cómo pasa la vida,/ cómo se viene la muerte/ tan callando…,/ según los versos de Jorge Manrique a la muerte de su padre. De regreso a casa, el sol salía ya por la Montaña, como por Antequera, para darnos su luz a todos los que después quisieren y pudieren pisar la calle. Y en la calle, no todo sigue igual, aunque la ciudad sea la misma: la primavera ha venido sin que nadie sepa cómo ha sido. Esplende el verdor tras las últimas lluvias caídas; aparecen las flores y las amapolas en los jardines, mientras en los parques, el mobiliario que utilizan los niños, permanece acordonado, aún en cuarentena. Algunos edificios han crecido ya en su construcción y algunas aceras, desbordadas por las raíces de los árboles, han sido remozadas. No pasa el tiempo en balde. Si ayer, obreros municipales desinfectaban las aceras y jardines, desde antes que nosotros los niños brincaban con sus mascotas y patines como si de una mañana de Reyes se tratare.
 
             Pero, por qué desescalar la escalada, si ninguna gran montaña hubiéremos escalado para ahora iniciar lo contrario. A sensu contrario (en sentido contrario), ni los alpinistas pudieren haber escalado otra cosa sino los muebles de su casa, como algunos deportistas. Estuvimos, y seguimos confinados, con las excepciones de la desescalada. El antónimo del confinamiento es el desconfinamiento. A qué entonces desescalar la escalada. Es el término de moda que la RAE no recomienda y sugiere “evitar los calcos del uso del inglés”, que nos ha llevado a implementar el término escalada, imitando el “to escalate” inglés, que el diccionario de Oxford  define como `aumentar, subir, incrementarse algo rápidamente´ y a cuyo retraimiento llamamos desescalada y aboga en su lugar por la utilización de `reducir´, `disminuir´ o `rebajar´. [1] Sin embargo, la Academia estudia incorporar al Diccionario coronavirus o coronavírico, covid-19, desescalar y desescalada, desconfinamiento, cuarentenar, cuarentenear o encuarentenar, como hemos estado hasta ahora.[2] La Fundación del Español Urgente (Fundéu) considera, empero, que los sustantivos escalada y su antónimo desescalada son adecuados para referirse al aumento de algo, sobre todo cuando es rápido, y a su posterior disminución, aunque reconoce que existen en el español otras alternativas que en algunos casos pueden resultar más claras y precisas como aumento/disminución, incremento/rebaja o intensificación/relajación.[3] Y añade  que el diccionario académico incluye entre las acepciones de escalada la de `aumento rápido y por lo general alarmante de algo, como los precios, los actos delictivos, los gastos y los armamentos´, por lo que no es censurable su uso como ocurre en los ejemplos citados para aludir al incremento de casos de una enfermedad, o de medidas extraordinarias o de la tensión política, como ocurre en los ejemplos citados. Desescalada es un derivado bien formado a partir de escalada.”
 
             Y bien, comienza la desescalada para llegar a la `nueva movililidad´ o normalidad. ¿Qué entendemos por movilidad o normalidad? El vocablo se refiere a la capacidad de moverse y a lo que regula; que por sí puede moverse  o es capaz de recibir movimiento por ajeno impulso; y desplazamiento de personas o cosas que, en algunos contextos, engloba el tráfico y el transporte, mientras que en otros se utiliza de forma más restringida como sinónimo de tráfico o regulación vial. Así, nos referimos a la movilidad de personal, forzosa, funcional, geográfica, interadministrativa, por razón de violencia de género, sostenible y movilidad voluntaria.[4] Son sinónimos de movilidad: estructurar, organizar, orquestar, unir, enlazar, juntar, acoplar, concertar, vincular y relacionar. Y antónimos: desarticular, desunir. ¿Qué quiere decir, pues, el sintagma `nueva normalidad´ a la que alude el Gobierno? No hemos disfrutado de la movilidad urbana hasta hoy por el confinamiento, eso está claro. Por tanto, enlazamos la desescalada con la `nueva movilidad´ o normalidad; es decir, de la inmovilidad del confinamiento pasaremos a enlazar una `nueva movilidad´ en todos los ámbitos sociales, económicos, culturales y de cualquier índole que el virus nos obligará a orquestar. Vivíamos, sí, en una normalidad con todos sus problemas, pero que en un futuro próximo será distinta. ¿Podemos volver a algo nuevo?, ¿no es un contrasentido? Posiblemente, el mensaje que se pretende expresar es que se va a recuperar la normalidad, si bien esta normalidad no va a ser la que conocíamos, que encierra la anomalía que se señala: el retorno a un estado novedoso, distinto, desconocido. [5] Nadie se fía, sin embargo, de la `nueva normalidad´, tanto que el secretario del Comité de expertos del coronavirus afirma: “La nueva normalidad va a ser complicada. No auguro un escenario de tranquilidad en otoño.” [6]
--------------------------------------------------------------------------


[1] Vid.: Desescalada, el término de moda que la RAE no recomienda, en el diario Público, de 13/04/2020.
 
[2] Vid.: Camps, Magí: Estas son las palabras de la pandemia que la RAE estudia incorporar al diccionario, en La Vanguardia, de 01/05/2020.
 
[3] Vid.: Escalada y desescalada, pero también aumento y disminución, en Fundéu-BBVA, buscador urgente de dudas, de 14/04/2020.
 
[4] Vid.: Diccionario de la RAE y Diccionario del español jurídico del Consejo General del Poder Judicial.
 
[5] Vid. Volver a la nueva normalidad, en Fundéu de de 30/04/2020.
 
[6] Vid.: Calleja-ICAL, S: Ignacio Rosell: La nueva normalidad va a ser complicada, en El Norte de Castilla, de 01/05/2020.