viernes, 15 de septiembre de 2017

MEDITACIÓN EN GRANADILLA


           Hace un día espléndido, como todos los 15 de agosto, fiesta de la Asunción, en Granadilla. Esplende la antigua villa no desaparecida de los mapas, aunque sí del nomenclátor político-administrativo. Sus descendientes acuden a la fiesta de su patrona, la Asunción. La misa no será hasta mediodía; pero, una hora antes, el templo ya está abierto. En una de sus últimas filas, un hombre, recogido sobre su propia faz, parece meditar. Está solo él, con la Cruz de madera ante el altar y la Inmaculada. De pronto, se abre la puerta del norte. Entran dos mujeres que visitan el pueblo. Le distraen de su meditación. Le preguntan si es natural de la villa. Responde afirmativamente. Se presentan: "Somos enfermeras que venimos a conocerlo..., porque nos hablaron muy bien de él... ¿No desea usted hablar?" No sabe el concentrado qué responder y ellas lo hacen por él. "¿A qué edad salió usted del pueblo?", le interrogan. "Apenas terminada la Primaria me fui fuera para cursar el Bachillerato Elemental y después, vine de vacaciones y nos fuimos todos... "¿Estará usted recordando, verdad?", tornan a interrogarle. "Sí, una vez más? Aquí de niño tuve muchas horas de meditación; ahora medito sobre el pasado, sobre la infancia, la escuela, los juegos, el nacimiento que poníamos en Navidad, las procesiones...; los rezos en latines que no entendíamos, pero que sabíamos de memoria..." Recordaba para sí la primera visita que hiciere en 1970, cinco años después de su ida, en compañía de un primo que vivía en Salamanca, y la impresión que les produjo su pueblo abandonado, medio derruido; la cúpula de la iglesia, caída; la sepulturas de los insignes párrocos que la sirvieren, violadas... Todo destrucción y muerte. En la escuela de niños donde cursaren Primaria, todavía yacían sobre el polvo del suelo los cuadernos de caligrafía de sus últimos escolares; leyeron sus nombres. No les conocíamos ya. Faltaban el reloj del ayuntamiento, los badajos de las campanas de la iglesia; las tejas de las casas y algunas rejas de ventanas y balcones. El primo no sabía decir otra cosa: "¡Mi pueblito, mi pueblito...!", suspirando...

jueves, 14 de septiembre de 2017

LOS DEPORTISTAS Y LA DERIVA NACIONALISTA CATALANA


           Las declaraciones efectuadas por el campeón del Abierto de Estados Unidos, Rafael Nadal (Manacor, Mallorca, 1986), a su llegada a Palma, en la que defendió su postura sobre el referéndum catalán, han levantado ampollas entre los soberanistas opuestos a todos aquellos que no sean partidarios de sus tesis. El gran campeón español afirmó que "no veo a España sin Cataluña, al menos no me gustaría verla. Entiendo que juntos somos mejores y más fuertes, no por separado, y ojalá que así podamos seguir para siempre" y añadió que "es necesario hacer sentir a Cataluña que el resto del país quiere a Cataluña y quiere que siga siendo parte de España" (Véase htpps://elpais.com/deportes, de 12/092017).
            La recurrencia a deportistas famosos, intelectuales o artistas para que apoyen determinadas causas ha sido siempre una constante de la clase política en cualquier régimen o situación; pero no siempre llueve a gusto de todos y las ideas no pueden imponerse; deben debatirse, en todo caso, y cada cual expresar libremente sus opciones, como en toda democracia y Estado de Derecho, con sujeción a las leyes.
            El Fútbol Club Barcelona pasó de ser algo "més que un club" (más que un club) a un símbolo y marca de Cataluña. El suizo Joan Gamper (Wintertur, Suiza, 1877; Barcelona, 1930), su fundador, no solo le salvó de una muerte segura en 1908, sino que le convirtió en un club catalanista para defender la identidad catalana, reflejada en 1918 cuando se adhirió a la petición de un estatuto de autonomía para Cataluña (véase Wikipedia). En la actual situación, el club ha ido más allá, no solo permitiendo que en su graderíos figuren desde hace varios años pancartas como "Catalonia is not Spain" (Cataluña no es España) y oponiéndose a promover en los espacios asignados el conocido lema turístico "Visit Spain" (Visite España), sino yendo más aún en su partido inaugural de la Champions (Liga de Campeones de la UEFA) contra la Juventus el pasado martes 12, al autorizar dos pancartas con las siguientes leyendas: "SOS democràcia" y "Welcome to the Catalan Republic" (Bienvenido a la República Catalana) (www.libertaddigital.com, de 109/2017) para que pudiera verse en todo el mundo... No sé de qué se reía tanto Bartomeu, presidente del Barça, tratando de explicarle al presidente de la Juve, Andrea Agnelli, lo inexplicable...
            El pistoletazo de salida de este apoyo del club al proceso soberanista, ahora dirigido por el cacereño Alberto Valverde (Viandar de la Vera, Cáceres, 1964), exjugador y entrenador de los dos clubes de Barcelona, llegó con su adhesión a la campaña para convocar una consulta sobre la independencia de Cataluña el pasado mes de mayo, acogida por el presidente Puigdemont con el siguiente tuit "La democracia nos hermana." (Véase agencia efe, del 06/05/2017).
            Algunas de las figuras del deporte español se han definido como claramente independentistas, contrarios a la independencia o equidistantes... Pep Guardiola (Sampedor, 1971), exentrenador del Barça y actual entrenador del Manchester City y estrella invitada del primer acto que celebró el independentismo catalán, defensor de la secesión, leyó un discurso en catalán, castellano e inglés, en el que defendió el derecho a decidir por el futuro de Cataluña. Tras la posición del Barcelona, el foco se centró en el central culé Gerard Piqué (Barcelona, 1987), que mostró tácitamente su apoyo a la consulta, aunque matizó que "estamos en un mundo tan global que ponerse en un sitio o en otro es perder el tiempo", y concluyó: "No tiene nada que ver estar a favor del referéndum con estar a favor de la independencia." Mireia Belmonte (Badalona, 1990), una de las leyendas de la natación española, no deseaba opinar sobre el asunto, aunque manifestó: "Siempre digo que Cataluña es España". (Véase www.elconfidencial.com, de 12/09/2017).
            Los hermanos Pau y Marc Gasol (Barcelona, 1980, y Barcelona, 1985) ya hicieron público su apoyo a la consulta años atrás. Pau volvió a hacerlo este verano, mostrándose partidario de votar. Ona Carbonell (Barcelona, 1990), capitana del equipo nacional de natación sincronizada, ha mostrado su ilusión de defender, "como siempre he hecho desde hace ya diez años, a la natación española" y "estoy orgullosa de representar lo mejor que puedo al deporte español y catalán en la élite mundial" (Véase www.elconfidencial.com, de 17/09/2912).
            Sin embargo, hay una mayoría no tan silenciosa de famosos catalanes contra la independencia, como Márc Márquez (Cervera, 1993), que defiende sentirse catalán y español. "Soy catalán porque vivo en Cataluña, pero me siento español, porque está dentro de España." Cesc Fábregas (Areyns de Mar, 1987) afirma: "Me siento catalán como el que más, pero miro mi pasaporte español y soy español, y estoy orgulloso de jugar con mi selección." Un referente del barcelonismo que marcó una época en el Barça, ya fallecido, Johan Cruyff (Amsterdam, 1947; Barcelona, 2016), dejó escrito en su libro "La Autobiografía" su opinión sobre una eventual separación: "En caso de secesión dividiría al pueblo. ¿Es eso lo que buscan?" y más aún se mostró contrario a las polémicas pitadas al Himno Nacional durante la Copa del Rey: "Pitar el Himno Nacional es una desgracia absoluta y total, además de una falta de respeto." (Véase www.elconfidencial.com, de 12/09/2017).
            Ni siquiera se creen que los equipos de fútbol, y el resto de deportes, pueden quedarse fuera de la Liga española, como así sucedería, y ha afirmado en repetidas ocasiones el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, quien ha declarado: "Si esto avanza, los clubes catalanes no podrán jugar la Liga española. El Barça no podrá elegir dónde jugar si hay proceso independentista." (Véase https://elpais.com/deportes, de 09/09/2017).

martes, 12 de septiembre de 2017

SOBRE EL FICHAJE DE IVÁN REDONDO POR EL PSOE


           La noticia del fichaje de Iván Redondo --el consejero en la sombra del presidente Monago durante la pasada legislatura en Extremadura-- no ha pasado inadvertida ni para quienes le consideran "el consultor político del momento" ni para quienes se consideran a sí mismos en su twiter,  la "primera firma de consultoría y asuntos públicos de España", ni menos aún para el PSOE, aunque algunos le valoren como un "gran fichaje" y "gran acierto", que aportará al secretario general socialista "excelencia en consultoría política" (véase su cuenta de twiter).
            La primera reacción de Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura, secretario general socialista extremeño y presidente del Consejo de Política Federal del PSOE, no se hizo esperar a preguntas de un colega radiofónico el Día de Extremadura: "Está en su perfecto derecho de tomar las decisiones que estime oportuno..., porque cree que le aporta o le puede aportar, desde su capacidad y experiencia, cosas positivas en el trabajo que tiene que desarrollar". Vara, quien reconoció que Pedro Sánchez le había llamado días antes para darle cuenta del nombramiento, consideró que "ha chocado este fichaje", ya que apenas hace dos años era consejero del gobierno del PP en Extremadura, aunque matizó que "va a colaborar en aquello que conoce, y en lo que tiene experiencia" (véase entrevista en Canal Extremadura recogida por Europa Press: (http://www.europapress.es/nacional/noticia-vara-psoe-admite-le-choca-fichaje-ivan-redondo-exasesor-pp-pedro-sanchez-20170908173048.html).
            Sin embargo, el presidente del Partido Popular de Extremadura y presidente  de la Junta durante la pasada legislatura, José Antonio Monago, afirmaba no "ver ningún problema en el fichaje por el PSOE", aunque se preguntaba si Vara lo tendría cuando viniera a Extremadura con su jefe (véase www.expansion.com del día 11: (http://www.expansion.com/agencia/europa_press/2017/09/11/20170911123037.html), y el portavoz socialista en la Asamblea, Valentín García, fue más rotundo al afirmar que "Pedro Sánchez se equivoca al fichar a Iván Redondo como asesor" (véase www.lavanguardia.com, del 11/09/2017) y ha justificado su juicio al asegurar que llamaba a los socialistas "cuatro desarrapados y medio", a pesar de lo cual le ganaron las elecciones de 2015, "sin necesidad de ir a Estados Unidos a realizar estudios de consultoría". Para el portavoz socialista, "los métodos empleados por Redondo como profesional distan mucho de ser un ejemplo de principios y valores que pueda aplicar el PSOE", ya que, a su juicio, "aniquilar al adversario no creo que sea muy ético profesionalmente hablando. Y eso --añade-- es lo que intentó en Extremadura: eliminar personal y políticamente a Fernández Vara y a cuantos le rodeábamos y borrar al PSOE de Extremadura del tablero extremeño. Las políticas más duras y deleznables son su mejor tarjeta de presentación", afirma, aunque reconoce que "Pedro Sánchez tiene la libertad de equivocarse, tanto como muchos socialistas extremeños a expresar nuestra opinión de que se equivoca" (http://www.lavanguardia.com/vida/20170911/431204869591/dirigente-psoe-extremeno-considera-que-pedro-sanchez-se-equivoca-al-fichar-a-ivan-redondo-como-asesor.html).
            Es obvio que cada uno es muy libre de trabajar para quien le dé trabajo y de poner sus conocimientos al alcance de su nuevo patrón para lograr sus objetivos; pero la ética profesional impone unos límites que la "razón laboral" no puede ni debe esquivar.  Trabajar para unos para después irse con los contrarios, resulta cuando menos chocante y es para desconfiar, por los antecedentes éticos y profesionales del actor. Redondo se presenta a sí mismo como el consultor con mejores resultados electorales en España "y el único asesor independiente con el que el PP ha ganado por primera vez elecciones en Extremadura" (véase www.espaciodircom.com, de 12/09/2017), aunque no dice que perdió las siguientes, e intentare, en vano, justificarse en su memorable artículo de despedida de Extremadura, en dos páginas, publicado el 21/06/2015 en El Periódico Extremadura: "el contexto de 2015 era muy diferente al de 2011; el voto útil no era ya el Partido Popular, sino los partidos emergentes; el eje izquierda-derecha, que dominamos en la legislatura con el presidente Monago como punto de encuentro entre ambos, no era ya el protagonista en la recta final de campaña..., la tormenta perfecta... (véase "Gracias Extremadura" (sic): http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/extremadura/gracias-extremadura_877926.html).
            Ojalá, a pesar de todo, Iván Redondo sea capaz de iluminar a Pedro Sánchez, perdido en el laberinto de sus permanentes contradicciones, por el bien de España, no solo de sus dos principales partidos. Ahora veremos si él no cae también en sus propias contradicciones al servir a un nuevo señor contrario a los anteriores que tuviere. "No se puede servir a dos señores, pues menospreciará al uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas." (Mt 6:24-34).