jueves, 16 de febrero de 2017

EL AMOR EN SÓCRATES

 
           En El Banquete, o el diálogo platónico sobre el amor, Apolodoro rememora los diálogos en los que participó Sócrates que tuvieron lugar en su infancia. Agatón inicia el relato para celebrar su victoria sobre las fiestas Leneas. Tras la comida, Erixímaco propone pasar el tiempo en discursos de alabanzas sobre el amor y de Eros que, en la mitología griega, es el dios responsable de la atracción sexual, el amor y el sexo, venerado también como un dios de la fertilidad. El primero en intervenir fue Fedro, quien dice que "solo los amantes saben morir el uno por el otro"; después, Pausanias, para quien "el amor es bello si es honesto"; a continuación interviene Erixímaco, quien afirma que "cuando el amor se consagra al bien y se ajusta a la templanza y a la justicia, nos procura una felicidad perfecta"; le sigue Aristófanes, para quien el amor "es el deseo de encontrar la mitad que nos falta", dividida por Zeus, padre de los dioses y de los hombres, en dos mitades. Agatón dice que "Eros es el más bello y mejor de los dioses" y "es un poeta tan entendido que convierte en poeta al que quiere".
            Habla Sócrates en último lugar. Y qué es para el filósofo el amor. Para él, "se ama lo que no se tiene; es decir, lo que se anhela en el otro. El amor es el amor de la belleza; luego, el amor no puede ser bello. Y como lo bello es bueno, tampoco puede ser bueno. Como todos los dioses son bellos y buenos, Eros no puede ser un dios, pero tampoco es humano. El amor consiste en querer poseer siempre lo bueno. El objeto del amor es la producción y generación de la belleza; y su objeto, la inmortalidad. El que quiere aspirar a este objeto desde joven, debe amar a los cuerpos bellos y, además, debe considerar la belleza del alma como más importante que la belleza del cuerpo".
            Para Sócrates, la belleza no está en el cuerpo y aboga por valorar la belleza del alma más que la del cuerpo y, al hacerlo así, el hombre tiene que ser guiado, mirará la belleza en los modos de vida y las leyes, lo que le conducirá a tener en menos la belleza física. Sobre el amor, en su diálogo con Agatón, Sócrates se pregunta: ¿Y amar aquello que aún no está a disposición de uno, no es precisamente esto; es decir, que uno tenga también en el futuro lo que en la actualidad tengo? ¿Acaso no estaría de acuerdo? Agatón afirmó que lo estaría. Para el filósofo, todo deseo de ser bueno y de ser feliz, es amor, "ese amor grandísimo y engañoso para todos"; pero unos se dedican a él de muchas y diversas maneras y no se dice ni que están enamorados ni se les llama amantes, mientras que los que se dirigen a él y se afanan según una sola especie, reciben el nombre del todo, amor, y de ellos se dicen que están enamorados y se les llama amantes.